PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lacoste

Fueron los mejores y además eran guapos: 5 buenorros históricos del tenis

H

 

Lacoste L!VE te presenta una forma mucho más bonita de ver el tenis #BeautifulTennis

María Yuste

27 Mayo 2015 17:31

Es un hecho que el mundo del tenis reúne entre sus deportistas de élite a un número inusualmente elevado de buenorros.

¿Qué clase de pacto han hecho con el diablo para tener esos pelazos? ¿Por qué parece que sus cuerpos los hayan cincelado en la antigua Grecia? ¿Será el uniforme? No lo sé pero lo que sí sé es que no es algo nuevo. De hecho, Rafa Nadal o Djokovic tienen mucho que aprender de la belleza carismática de las leyendas del tenis.

Aquí va un repaso de algunas de ellas a través de las décadas.

Años 50: Ken Rosewall. Donde hay pelo, hay alegría.

No todos los hombres pueden decir que siguen siendo guapos aun teniendo un poblado entrecejo. Pero Ken sí. Está claro que él era un hombre de los de antes, de los que no se recortaban la maleza alrededor del árbol. No le hacía falta. Corrían los años cincuenta y los hombres aún sabían que la raya a un lado vestía y te daba elegancia aunque llevaras ropa de deporte.

Años 60: Ilie Nastase. El rompebragas.


Ilie, además de ser uno de los mejores jugadores de tenis de la historia, era uno de los más carismáticos, lo que unido a su melena perfectamente cortada al milímetro hizo que, durantes sus años de buen ver, fuera un rompebragas. Tuvo cuatro esposas, todas modelos y se cree que ha estado con más de 1.000 mujeres. Al menos podemos quedarnos tranquilos de que sus genes se hayan perpetuado.

Años 70: Björn Borg. Vikingo del amor.

Cara de niño bueno, pelazo de cantautor atormentado, sonrisa de “doy problemas” y culazo de efebo griego: ese era Björn Borg de joven. Era tan perfecto que ganó Roland Garros hasta en dos ocasiones sin perder un solo set en todo el torneo. Aunque, con su metro ochenta, de Björn Borg lo único que querías era que te hiciera hijos. Hijos altos o hijos hippies. Da igual. Pero que te hiciera hijos.

Años 80: John McEnroe. Ricitos de oro.

A John McEnroe nunca lo hubieras visto protagonizando un anuncio de cacao soluble en televisión o dándose abrazos fraternales con otro tenista. John McEnroe parecía el miembro que se les había escapado a los Led Zeppelin. Ganó Wimbledon encarándose al árbitro, perdiendo dos puntos y rompiendo una raqueta. En la pista de tenis daba rienda suelta a tal pasión que no quieres ni imaginarte lo que podría haberte hecho en la intimidad. Además, su apodo era Big Mac... 

Años 90: Andre Agassi. El Jon Bon Jovi del tenis.

Ahora Andre Agassi pretende arruinarnos su mito de belleza glam confesando que la melena leonina de la que queríamos saber todos los secretos de acondicionado era, en realidad, una peluca. De hecho, Andre ha confesado que antes de salir a la pista rezaba, en vez de para ganar, para que no se le cayera durante el partido. Bueno, no pasa nada, Andre, porque igualmente estabas más bueno que el queso gratinado y, a día de hoy, aún miramos tus fotos de aquella época para alegrarnos la vista.

ADVERTENCIA: PlayGround recomienda que si se va a hacer una búsqueda más exhaustiva de alguno de estos jamelgos, se adjunte el adjetivo "young" o "joven". De lo contrario no nos responsabilizamos de lo que pueda aparecer en tu pantalla...


Lacoste L!VE presenta Vintage Ads Capsule: una edición especial de ropa con estampados de anuncios vintage de Lacoste de los años 70. Puedes consultar los puntos de venta en España aquí.




share