PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Johnnie Walker

Estos dos amigos son un ejemplo para el futuro de Colombia

H

 

Una terrible coincidencia cambió para siempre las vidas de Wilson y Luis; dos hombres enfrentados en el pasado, amigos en el presente y comprometidos con el futuro de Colombia. Así son las historias que Johnnie Walker presenta en el documental Keep Walking Colombia, sobre colombianos que quieren dejar el pasado atrás

Guillem Rius

20 Diciembre 2016 20:45

Una fatal casualidad hizo que Wilson y Luis, colombianos y buenos amigos, se dieran cuenta de algo revelador: el daño que se habían hecho “sin querer” era el mismo daño que Colombia se está haciendo a sí misma desde hace ya mucho tiempo.

Wilson Barreto era policía y formó  parte de un grupo que fue víctima de un atentado de las FARC en Caquetá. Él perdió la vista y todos sus compañeros murieron. Un día, charlando con su amigo Luis, se dieron cuenta de algo terrible: Luis, que había sido combatiente de las FARC, era el comandante de la compañía que realizó el atentado en Caquetá que dejó ciego a Wilson.

La magnitud del conflicto colombiano había sobrepasado la barrera de lo personal. Ese día, Wilson y Luis decidieron dejar su pasado atrás. Abandonar las filas de la policía y de las FARC significaba, para ellos, superar  un conflicto que ya se ha cobrado 250.000 vidas. Un gesto que expresa su voluntad de progresar, tanto en sus vidas como en el futuro de Colombia.

Historias como la de Wilson y Luis son las que forman parte del documental de Johnnie Walker Keep Walking Colombia. En él se relatan los testimonios de varias personas que, a su manera, sueñan y trabajan por un mañana mejor para Colombia.

Edirlidia Galizao colaboró con las FARC tejiendo la ropa que usaban los combatientes, como uniformes y portafusiles. Decidió alejarse de las FARC y hoy en día dirige un taller de costura que da empleo, entre otras, a mujeres desplazadas y desmovilizadas.

Del otro lado estaba Pablo Emilio Moncayo, un ex militar que fue secuestrado por las FARC. Ahora, Pablo apuesta por el futuro del país: dirige una ONG que ofrece educación a niños sin recursos.

Todos ellos participaron junto a 6.000 colombianos más, en el evento que el famoso fotógrafo de desnudos masivos Spencer Tunick organizó en la Plaza de Bolívar de Bogotá.

Colombianos de uno y otro bando conformaron un menú personal de lo más diverso, para que la obra de Tunick funcionara como la metáfora perfecta. Desnudos todos somos iguales. Los colombianos que se quitaron la ropa en la plaza Bolívar dejaron sus diferencias a un lado para unirse y celebrar un solo propósito en común: el de ver una Colombia unida que progresa hacia un futuro esperanzador. En palabras de otra ex FARC, como María Esperanza Sierra, participar significó “abrir el corazón, aceptarnos los unos a los otros como seres humanos para poder arrancar y construir país”.

Este espíritu de progreso, tan positivo y tan presente en la historia de Johnnie Walker, hoy está cada vez más vivo en Colombia, un país que se ha dado cuenta de que las diferencias ya no sirven cuando la mayoría de sus habitantes, al final, quieren lo mismo: una sociedad unida y un mejor futuro para cada uno de los colombianos.

Puedes ver el documental Keep Walking Colombia de Johnnie Walker en este vídeo:


Conoce todo lo relacionado con el evento de Spencer Tunick y los motivos de los colombianos para participar



share