PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

El vídeo del abuso a un perro en el rodaje de 'A Dog's Purpose' fue manipulado

H

 

Así lo ha señalado la investigación. La polémica, sin embargo, sigue abierta

Elena Rue Morgue

06 Febrero 2017 17:05

La última gran polémica entre los estrenos del cine americano no va de un supuesto romance de actores, ni de alguna confesión casi ilegal se le escapó entre copas al director. En esta ocasión el protagonista forzoso de la controversia no ha sido una persona, sino un pastor alemán llamado Hércules que fue empujado por la fuerza a una corriente de agua durante el rodaje de la película A Dog's Purpose.

Las imágenes del momento fueron difundidas por TMZ y el caso pronto llenaba titulares de todo el mundo. Las acusaciones de maltrato animal se sucedían en las redes sociales al mismo tiempo que PETA pedía un boicot total a la película.



Tanto fue así que el estudio y los productores optaron por suspender tanto el estreno oficial como los actos de promoción por miedo a no ser capaces de controlar las protestas, y comunicaron que estaban investigando los hechos.

Finalmente el pasado viernes, American Humane (el grupo responsable de monitorizar el tratamiento de los animales en los sets de rodaje), lanzó un comunicado absolviendo a los responsables de la película de las acusaciones de abusar de los perros durante la grabación del film.

"Una investigación llevada a cabo por una tercera parte independiente experta en crueldad animal ha analizado el tratamiento de los animales durante el rodaje A Dog's Purpose y ha concluido que el vídeo que se difundió a través de la página de cotilleos TMZ estaba editado y daba una visión errónea de los eventos que tuvieron lugar en el set".



"La decisión del individuo o individuos que capturaron las imágenes y deliberadamente editaron el contenido y luego esperaron más de 15 meses para divulgar el vídeo manipulados días antes de la premier de la película genera serias dudas sobre sus motivaciones y ética".

Contradiciendo lo que todos podemos ver en una clara grabación sin cortes, el grupo asegura que el perro no fue forzado a lanzar en el agua en ningún momento. Es más, afirman que durante la última escena "el perro quería volver al agua. Aun así, prefiriendo pecar de exceso de precaución, American Humane decidió no grabar ninguna escena más con el perro".

El único punto en el que han reconocido que no todo "fue ideal" ha sido al comentar que "el trato al perro en la primera escena del vídeo debería haber sido más amable y los dignos de estrés tenían que haber sido reconocidos antes".



Pero le quitan hierro al asunto asegurando que "inmediatamente después el perro fue trasladado a una tienda para que recuperase temperatura y un examen no encontró signos de estrés por lo que el perro fue devuelto al rodaje".

Lisa Lange, vice presidenta de PETA, ha denunciado que las conclusiones del informe están incompletas y que el vídeo sigue mostrando "a un perro asustado que no quiere ser lanzado al agua".

"El hecho de que el perro no resultase herido o muriera no es la única cuestión: en la realización de una película un animal no debería estar asustado en absoluto. Es una película".


"El perro de A Dog's Purpose no estaba solo 'reticente a ir tirarse al agua, estaba claramente aterrorizado. Y casi se ahogó".


Como dicen desde Peta, lo que pasase fuera de cámara sigue sin cambiar lo que vemos en las imágenes: a un perro aterrorizado obligado a hacer algo peligroso contra su voluntad.

A pesar de la polémica la película consiguió recaudar 18,4 millones de dólares, una cifra muy próxima a los 20 que se esperaban.

share