Noticias

La nueva forma de meter droga en prisión está dando jaquecas a las autoridades

Ingenio al servicio de la necesidad

oi oi

¿A tus colegas y a ti se os ha acabado la mandanga a las tres de la madrugada y el camello dice que él ya se ha puesto el pijama y de casa no se mueve?

¿Deseas adquirir sustancias de alta calidad sin tener que arriesgarte a recibir un navajazo en algún barrio conflictivo de tu ciudad?

¿Llevas tantos años colocándote que el proceso de ir a comprar droga empieza a resultarte rutinario y aburrido?

Imagen relacionada

Todos estos inconvenientes podrían hacerte pensar que la solución está en dejar los polvitos festivos y convertirte en una de esas personas que cruzas haciendo footing cuando vuelves de fiesta a las ocho de la mañana, pero nada más lejos de la realidad. Todo apunta a que dentro de poco podrás recibir tus compritas ilegales volando en un dron a través de la ventana del salón.

Bueno, puede que me esté viniendo un poco arriba con el asunto, pero visto lo visto a lo mejor no me estoy meando tan fuera del tiesto. Según un nuevo reportaje de USA today, los drones se han utilizado ya en más de una docena de ocasiones para colar droga en las prisiones federales en los últimos cinco años. Y, obviamente, ese es solo el número de veces en el que les han pillado haciéndolo, así que no podemos tener ni idea de cuántas veces habrá podido llegar a suceder con éxito.

En 2014, en Carolina del Sur un dron chocó mientras transportaba un cargamento de marihuana. En 2015, en una prisión de Ohio se produjo una brutal pelea cuando un dron dejó caer un paquete de heroína en el patio donde se encontraban los internos. El mismo año, dos personas fueron detenidas por intento de contrabando usando un dron.

Las autoridades empiezan a ser conscientes del problema y comienzan a tomar medidas al respecto. Por ejemplo, el pasado mes de abril Reino Unido anunció una nueva brigada especializada en el tema, y en las prisiones de EE.UU. están trabajando en las tecnologías necesarias para bloquear a los drones en las proximidades de sus instalaciones.

Por nuestra parte, mientras los camellos sigan sin adaptar su servicio a domicilio a los nuevos tiempos, siempre nos quedará la opción de comprar en la farmacia una cajita de Caridyl, los clásicos nunca fallan.

[Vía The Verge]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar