Historias

Crónica de una violación a través de Instagram

Amber Amour ha sido violada hasta en 3 ocasiones a lo largo de su vida. La última vez que ocurrió, decidió contar detalladamente todo el proceso como mostraría cualquier otro evento

“El primer pensamiento que me vino a la cabeza cuando me metió el pene a la fuerza fue 'sida'. Esta es una foto de la prueba de VIH que me han hecho hoy”.

[Vídeo relacionado]

Se trata de una de las últimas actualizaciones que Amber Amour ha hecho en redes sobre su violación. Amber es activista y fue violada a finales de 2015 en Ciudad del Cabo donde, precisamente, se encontraba de gira con su campaña Stop Rape. Educate.

Aquel día, en cuanto su agresor la dejó sola, lo primero que hizo fue compartirlo con el resto del mundo.

Con las lágrimas aún resbalándole por las mejillas y el dolor traspasándole la piel, Amber se hizo un selfie y narró en Instagram lo que acababa de pasarle.

De visita en el hostal de un amigo, había empezado a coquetear con un hombre que quería ligar con ella. Se besaron y cuando él la invitó a que se ducharan juntos...

“Me ha puesto de rodillas y yo le he dicho que parara pero se ha puesto más violento aún. Me ha levantado y ha metido su pene en mi vagina. He empezado a llorar y le he pedido que parara, otra vez. Cuando me la ha metido por el culo, me he desmayado”, narraba Amber de forma descarnada en aquella publicación.

It was only a few minutes ago but sometimes these things happen so fast it's hard to remember all the details.... I've been sick for the past 2 days and today was my first day out. I went back to my old hostel to leave a note for a friend, Nick. There was another guy there, Shakir, who was desperately trying to get with me. I kissed him once but he seemed drunk so I told him it was bad timing, I had already met someone. Before heading out, I went upstairs to say hi to one more friend, Clyde from the states. Shakir followed me upstairs and said he was going to take a shower. He invited me to join. I said yes because the water at my current hostel is pretty cold and after 2 days of being sick, I just really wanted a hot shower. As soon as I got in the bathroom, he forced me to my knees. I said "stop!" but he just got more violent. He lifted me up and put his penis in my vagina. I asked him to stop, again, as I began to cry. When he shoved it in my ass, that's when I passed out. I woke up a few minutes later and saw him trying to creep out the door. When he saw that I was awake, he came back to finish me off in the shower. I have all those fucked up feelings that we get after rape...shame, disgust, suffering. I'm here, alone, and any DNA has been wiped away in the shower. The South African police will just roll their eyes when I walk in. Feeling sicker than ever now. Needless today, I'm going to disappear for a bit. Just need to enjoy the freaking sun and call my friends and family in the states. Love you guys. Thank you for always being there for me. All the more reason to continue @stoprapeeducate but not today. Today, I need rest. #StopRapeEducate

Una foto publicada por Amber Amour (@ambertheactivist) el

Desde entonces, no ha dejado de informar sobre cada paso que ha tenido que ir dando en un camino que el resto de víctimas de violación han de andar solas y en silencio.

La mayoría de sus seguidores se han mostrado comprensivos pero, entre los mensajes de apoyo de sus posts siempre se mezclan con los comentarios que la califican de zorra, mentirosa, puta o fraude.

A pesar de todo, “haberlo compartido públicamente ha hecho que el proceso sea un poco más fácil”, cuenta Amber a PlayGround vía email.

No habría podido seguir siendo activista si yo misma hubiera silenciado mi violación

En un medio como Internet, en el que lo hemos visto todo, su gesto aún resulta insólito. Impúdico para algunos. Valiente para otros. Necesario.

Pregunta: “¿Qué fue lo primero que pensaste cuando te quedaste sola?”

Respuesta: “No me podía creer que me hubiera pasado otra vez. Estaba en shock pero sabía que tenía que contárselo a la gente. No habría podido seguir trabajando por una cultura del consentimiento si yo misma lo hubiera mantenido en secreto. Hubiera sido como vivir una mentira”.

Su historia es trágica. Amber sufrió violencia sexual por primera vez cuando tenía doce años y, solo uno después, fue violada en un campamento de verano.

“La primera vez, no dije nada a nadie. Era mi gran secreto. A esa edad no sabía nada de feminismo, sexismo o violaciones pero después me volví muy promiscua como mecanismo de defensa”.

A los 25 años, su compañero de piso la violó de nuevo. Fue entonces cuando decidió convertirse en activista y recorrer el mundo con Stop Rape. Educate.

He sufrido muchas agresiones sexuales de las que solo he sido consciente tras empezar la campaña y entrar en contacto con los testimonios de otros supervivientes. Por eso es tan importante hablar de ello. He llegado a contar hasta 10 diferentes, probablemente haya más pero ya he dejado de contar”.

Stop Rape. Educate empezó en Nueva York en octubre de 2015, de donde Amber es oriunda, y siguió en Londres, Madrid, Johannesburgo para, finalmente, llegar a Ciudad del Cabo. Allí estaba previsto que pasara 3 semanas, sin embargo, acabó quedándose 5 meses para que su violación no cayera en saco roto.

Hasta que no empecé a escuchar a otras víctimas no fui consciente de todos los abusos sexuales que había sufrido en mi vida

“El hombre que me violó fue arrestado y puesto en libertad bajo fianza. El caso se ha pospuesto hasta el 29 de marzo”.

P: ¿Cuál ha sido la parte más dura de vivir públicamente tu violación?”

R: “Que sabía que habría gente que me culparía a mí por haber aceptado aquella ducha. Sabía que dirían que aquel había sido mi fallo pero, precisamente, por eso me parecía importante contarlo, porque me gustaría que la gente entendiera que no fue mi culpa, fue del violador...”

My view of the rape kit. Thank you all for being so loving & supportive during this time. Your messages pushed me to take action and to stand up for myself and for all rape survivors. For those who wish to BLAME ME or any other survivor out there, I want you to know that you are the very reason that I am so brutally honest. I could have hidden details. I could have kept some info to myself, but NO. You need to know the truth and to see the reality of the situation. No matter what a person does, it is not an invitation for rape. It doesn't matter if I kissed him. It doesn't matter if he was drunk. It doesn't matter if I said yes to a shower. I never said he could get violent with me. I never said he could make me bleed. I never said he could rape me. But still, that's how the scene went down. I don't need to explain myself but if you're wondering WHY I took a shower with him, it was written in the text, I'd been sick with food poisoning for 2 days and needed to sweat it out. My current place of residence has only cold water (third world problems are real!) and it seemed like a miracle to be offered a hot shower. That's not what he was there for though, because as soon as he got a chance, he threw me to the ground and had his way. Dealing with rape is hard enough but the aftermath is often even more traumatic but I did this for you and I did this for me. The US Embassy and the South African police are super supportive and he may be arrested as soon as this week. Thank you for the love. And for the victim blamers, I send love, peace, and enlightenment to you so that you may be a beacon of light for us, too. #StopRapeEducate #AmberAmour #AmberTheActivist #SouthAfrica #humanitarian #healing #education #africa #survivor #sexualassault #recovery #victimblaming #overcome #rapeculture #staystrong

Una foto publicada por Amber Amour (@ambertheactivist) el

Amber no ha tenido reparos a la hora de contar nada durante todo este tiempo y siempre ha tratado de no omitir nada. Llegó a subir una foto de sus piernas abiertas sobre la camilla del ginecólogo mientras la exploraban para recoger pruebas.

Su próximo objetivo, además de curarse, es conseguir que el consentimiento se incluya en el currículo escolar de Estados Unidos a finales de año. Para ello ha iniciado el movimiento Creating Consent Culture y, además, seguirá ayudando a otras víctimas a curarse.

“Aunque nadie nos lo enseñe de pequeños, es muy importante tener siempre presente que una agresión sexual puede venir hasta de la persona en la que más confías en el mundo”.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar