Historias

Las vidas imaginarias de la fotógrafa y sus falsos maridos

Solemos decir que la familia no se elige. ¿Qué pasaría si pudiéramos hacerlo por un rato?

¿Cómo hubiera sido yo tras casarme con un ejecutivo? ¿Y con un karateka? ¿Y con un hombre gitano? En un increíble ejercicio de fantasía social la fotógrafa checa Dita Pepe se ha retratado con decenas de esposos e hijos ajenos: básicamente, la artista se ha insertado en una postal familiar que le es extraña, para imaginar los múltiples caminos que habría podido tomar en la vida.

Se trata de una versión parental de las famosas transformaciones de Cindy Sherman: Dita Pepe se cambia de ropa, se maquilla y se viste para sintonizar con sus falsos esposos y sus hogares.

A partir de la pregunta “qué pasaría si”, Dita Pepe se mimetiza de forma brutal y a veces cómica. Es un camaleón, y por eso en sus autorretratos es posible percibir los estados emocionales que ella imagina según los cuadros familiares: sus actuaciones trascienden edades, clases y culturas.

Al principio la fotógrafa checa empezó experimentando con amigos, pero poco a poco fue incluyendo a hombres desconocidos en su proyecto titulado Self Portrait With Men, en el que reflexiona acerca de la identidad y las relaciones interpersonales: quiere demostrar que el matrimonio, la familia y las relaciones cotidianas transforman totalmente a los individuos.

De alguna forma, Dita Pepe viene a decirnos que la familia es una pose en la que mezclamos lo que somos y lo que queremos ser, pero no lo que podríamos haber sido.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar