Historias

Esto es lo que verías si te comiera un oso

Un fotógrafo dejó que un oso se comiera su GoPro con asombrosos resultados

Si algo nos enseñó Grizzly Man es que, por mucho que uno ame a los osos, lo mejor es no invadir su espacio. Pregunten si no al fotógrafo británico Chris Weston, que para filmar de cerca a un oso buscando comida dejó su cámara GoPro en un río del Parque Nacional de Katmai, en Alaska.

¿Resultado del experimento? La propia cámara acabó engullida por el animal. Sin embargo, y a pesar de los repetidos mordiscos, la cámara sobrevivió al ataque, regalándonos unas sobrecogedoras imágenes de la imponente mandíbula del animal desde dentro de su boca: con su metraje experimentamos así lo mismo que si nos comiese un oso, pero sin sufrir ni un rasguño.

Lo que no sabemos sin embargo es si la filmación fue inducida o no. Hasta la fecha, GoPro se ha revelado como una herramienta con que filmar el más difícil todavía en cualquier disciplina fotográfica; también en la fotografía salvaje. Así pues, la historia de Chris Weston evoca a aquella otra de Kevin Carter, “La niña y el buitre”, que le valió el Pulitzer: ¿hasta dónde llegan los límites éticos de la fotografía?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar