Historias

El mar se llevó lo que más quería, pero él eligió no odiar las olas

Un conmovedor corto sobre la muerte, la pérdida y los espíritus de la naturaleza

¿Qué hacer cuando lo has perdido todo? ¿Cómo nos enfrentamos a la devastación más absoluta? Podemos intentar seguir con nuestra vida como si nada hubiera pasado. Como si nuestra misma existencia no se hubiera partido por la mitad. Pero tarde o temprano tendremos que enfrentarnos al dolor.

Esta es la enseñanza detrás del hermoso y devastador Tsunami, un cortometraje de animación en el que sin palabras se nos explica una profunda historia universal.

Vídeo

Y es universal porque todos hemos perdido algo alguna vez. Y cuando eso sucede nuestra primera reacción siempre consiste en negar la evidencia. En continuar avanzando como si la vida (o la muerte) no acabaran de caernos encima como una losa.

Esto es lo que vive en sus carnes nuestro protagonista, un hombre que pasa sus días en una casa aislada de la costa japonesa. A su alrededor todo es ruina, e incluso dentro de su casa tiene que llevar botas de agua porque buena parte de las habitaciones están inundadas. Allí no queda nadie, porque el tsunami se tragó el pueblo y a su gente. Ahora allí solo está él... y un viejo espíritu del mar que, de pronto, aparece en su salón.

El espíritu está muriendo porque necesita agua. Pero el hombre tiene demasiado miedo, piensa que si el mar se ha llevado a sus seres queridos, ¿qué no hará con él? Así que se encierra, se tapa los oídos y los ojos esperando que el dolor se desvanezca.

Pero no lo hará hasta que su corazón se reconcilie con las olas. Hasta que alimente de nuevo a ese espíritu de las aguas que igual que quita, puede dar la vida. Hasta que pueda volver a sentarse a mirar el mar. Y sentir paz.

Tarde o temprano, tendrás que mirar a tus miedos más profundos directamente a los ojos

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar