PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

7 minutos conmovedores para neutralizar el odio contra las personas transgénero

H

 

Milla Taige Brown, un niño de 9 años encerrado en el cuerpo equivocado, quiere que conozcas su historia

Luis M. Rodríguez

19 Febrero 2015 07:32

Imagina mirarte al espejo cada mañana y encontrar un reflejo que te resulta extraño. Imagina tener que aprender a convivir con la imagen y el peso de un cuerpo que no reconoces como propio.

Milla Taige Brown nació sana y feliz en Brisbane, Australia, hace ahora 9 años. Sus padres la recibieron contentos de tener a una nueva mujer en la familia. Pero la recién llegada pronto empezó a sentir que había algo equivocado en ella.

Desde la edad de 2 años, Milla empezó a referirse a ella misma como "girl-boy". A ella le gustaban las cosas de ellos. Se sentía un niño atrapado en un cuerpo de niña. Insistió en usar ropa de chico en casa, y los padres no tuvieron ningún problema con eso. ¿Por qué no habrían de seguirle el juego a su dulce hija?

Milla siguió creciendo entre dudas, pero pronto se negó a vivir fingiendo en lo más básico: su propia identidad. A los seis años, Milla se negó en redondo a vestir ropa de niña. Suplicó a sus padres para que le cortaran su larga melena. Todo el mundo pensaba que sería una fase pasajera, hasta que un buen día, llorando, Milla se acercó a su madre preguntando si existía algún tipo de medicina que le pudiera dar para convertirla en niño.

Aquello no era una fase.

Por suerte para Milla, sus padres reaccionaron de la manera adecuada: con la comprensión, el cariño, el tacto y el amor incondicional que tantas veces se echan a faltar en tantos otros episodios trágicos de la realidad transgénero.

A Milla le diagnosticaron disforia de género. El género que se le asignó en el momento del nacimiento no correspondía a cómo él se siente por dentro. Milla nació mujer, pero su cerebro se identifica como hombre.

Los médicos han aconsejado a los padres de Milla que permitan su transición de género tan pronto como sea posible. Él lo tiene claro: "He decidido que quiero dar el próximo paso. A partir de hoy mismo, quiero vivir y ser reconocido como un chico", dice en el vídeo. Y su familia también: "Lo único que ha cambiado para nosotros son los pronombres".

Para Milla no es un momento sencillo. Por eso su madre pensó en montar este vídeo, para explicar su historia, convencida de que la visibilidad es el mejor remedio contra el desconocimiento, los prejuicios y el odio.

"Todo el mundo está librando alguna batalla sobre la que no sabes nada. Recuerda ser amable siempre".

Contra la transfobia y la dictadura de género, visibilidad, ‘shares’ y sonrisas

share