PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Este tipo gana 400.000 euros al año tuiteando curiosidades

H

 

Kris Sanchez es el responsable de la popular cuenta @UberFacts

Franc Sayol

15 Octubre 2014 10:02

Kris Sanchez se unió a Twitter para poder seguir a Britney Spears. Tenía la esperanza de que la estrella del pop algún día le devolvería el follow. Cinco años después, eso todavía no ha ocurrido. Pero Sanchez se ha hecho millonario gracias a sus tuits.

Curiosidades de oro

Sanchez tiene 23 años y es el responsable de la cuenta especializada en datos curiosos @UberFacts. En ella, cada día comparte decenas de “cosas sin importancia que nunca van a necesitar saber” a sus 7,2 millones de seguidores. Haciendo simplemente eso –escribir 140 caracteres, añadir un link y apretar “twittear”– el año pasado ganó 400.000 euros.

El negocio está en los tuits esponsorizados. Es decir, que contienen un link a una web ajena que paga por la capacidad de generar tráfico de la cuenta. Cuando sus seguidores clican en el link, Sanchez recibe entre 1 y 3 centavos por clic. Puede parecer poco, pero si lo multiplicamos por diversos links al día, algunos centenares de miles de seguidores y 365 de días al año, la cifra se convierte en abultada.

En un reciente perfil de Fast Company, Sanchez detalla el funcionamiento de los tuits esponsorizados. Una compañía llamada Social Reactor, que une a influencers de las redes sociales y anunciantes, le provee de galerías o enlaces a otras páginas webs que luego incluye en sus tuits. Y él cobra por cada uno de los clics que reciben esas páginas. Cuando trabaja con grandes compañías –Ford o Paramount, por ejemplo–, un simple tuit acompañado de un hashtag o un enlace puede generarle decenas de miles de euros.

Internet como principio y fin

En cierto modo, la historia de Sanchez es tan aparentemente inverosímil como los datos que comparte en UberFacts: un tipo de veintipocos años que dejó la universidad y que gana más dinero que un ejecutivo, solo por utilizar Twitter. Pero es la enésima demostración de cómo la red está generando un nuevo tipo de emprendedor. Jóvenes que no necesitan una gran formación ni demasiados recursos para crear negocios lucrativos de la nada. Con creatividad, un poco de perspicacia y mucho empuje les basta.

Sanchez empezó UberFacts porque se aburría en la universidad. “En vez de estudiar, mataba el tiempo buscando datos por Internet”, dice a Fast Company. Empezó tuiteando desde su habitación, cada mañana antes de ir a trabajar como consejero escolar. Pronto se dio cuenta de que la clave para ganar seguidores era postear los tuits adecuados en el momento del día adecuado, por lo que empezó a tuitear entre 60 y 70 veces al día. También invirtió en retuits y menciones de otros influencers (una práctica que ahora Twitter prohíbe), y su cuenta empezó a despegar.

Con el crecimiento también llegó la polémica. Páginas como BuzzFeed o Gizmodo desvelaron que algunos de los “hechos” que compartía no eran verídicos. “Posteo tantos tuits al día que era complicado que una sola persona, yo, pudiera asegurarse de que todos y cada uno de ellos eran completamente ciertos. Todo lo que posteo es porque creo que es verdad. Y siempre me disgusta descubrir que algo no lo es”, admite.

Tras esos incidentes tomó conciencia de que debía profesionalizarse. El pasado enero se trasladó desde Nueva York a Los Angeles, se unió a dos socios y contrató a cuatro empleados. La única misión de sus trabajadores es peinar publicaciones, reportajes y webs en busca de datos llamativos con potencial para generar clics. Entonces, él mismo supervisa todas las sugerencias y escoge los que finalmente se publican.

Un secreto al alcance de todos

Las fuentes de Sanchez y su equipo no son demasiado especializadas. Algunas de sus favoritas son páginas masivas como BuzzFeed, Reddit o Digg, al alcance de todos. Pero el mérito de Sanchez va más allá de encontrar datos raros y resumirlos en un tuit. Como en el caso de Elise Andrew y I Fucking Love Science, por poner un ejemplo similar, ha sabido crear una marca. La clave de su estilo es centrarse en aquellos datos que basculan entre lo totalmente inverosímil y lo perfectamente plausible. Cosas como “Gengis Khan se acostó con tantas mujeres que aproximadamente 1 de cada 200 personas del mundo actual están emparentadas con él”.

Su otro secreto ha sido estudiar profundamente el funcionamiento de Internet para identificar los mejores momentos del día para postear y qué tipo de mensajes conectan con su audiencia. Cuando descubre que algo funciona busca cosas similares. ¿Sus favoritas? “Animales monos y ese tipo de estudios que dicen que la gente que bebe café tienden a ser más abiertos a ideas que contradicen las suyas”, explica. “Me gustan estas cosas porque no es algo que oigas y digas, 'ah, ya lo sabía', no son de sentido común”.

Actualmente, Sanchez está en pleno proceso de expansión de su marca. Ya cuenta con una web propia y una aplicación que ha sido descargada 1 millón y medio de veces en iOS. Pronto, la app podría generarle 50.000 semanales por publicidad. En el futuro quiere editar un libro y tener su propio programa de televisión. Mientras tanto seguirá sorprendiendo a sus seguidores con sus descubrimientos. E inspirando a todos aquellos que algún día han fantaseado con convertir su hobby en un negocio millonario.

share