Historias

9 formas de sentir la vida adulta cuando no tienes trabajo ni estudias

La vida sin responsabilidades puede ser genial... o un infierno.

1. Levantarme, darles el desayuno a los niños, hacer sus comidas, llevarles al cole. Ir al gimnasio. Tomar un café. Hacer de voluntaria en el colegio. Limpiar lavabos, arreglar el patio, hacer las cuentas de la casa, masturbarme, hacer la cena, llevar a los niños al fútbol, a piano, a escalar o a clase de esgrima. Chupársela a mi marido. Irme a dormir.

2. Tengo 28 años y vivo con mi madre. No he trabajado en tres años. Mi madre paga mi alojamiento y mis gastos. Recibo cheques de la seguridad social, por lo que tengo algo de dinero que gastar. La cosa es es que me estoy muriendo de cáncer. Tuve que dejar un trabajo que amaba como segundo chef en un restaurante de alta cocina debido al riesgo de infección después de haber sido diagnosticado. Ahora, tras cuatro años de quimioterapia, radioterapia y un transplante de médula, estoy tan débil, enfermo y susceptible a las infecciones que ni siquiera puedo conseguir un trabajo poco cualificado. Lo odio con todas mis fuerzas. Me siento inútil.

3. Llevo siendo amo de casa 12 años. Apenas hago nada. Me siento como un perdedor. Pero sé que mis hijos me necesitan y les encanta que esté ahí. Pero no tengo amigos y solo hablo con mi mujer y mis hijos. Bastante triste. Amo a mi familia.

4. Hombre de 26 años con un grado en diseño gráfico. Me levanto, voy al gimnasio (a uno gratuito que hay en el bloque de apartamentos en el que mi mujer y yo estamos de alquiler), me ducho, como algo, me inscribo en ofertas de trabajo; cuando mi amigo se conecta, juego a videojuegos con él, ocasionalmente voy a alguna entrevista de trabajo, me siento inútil, intento no gastar dinero ya que mi mujer es la única que aporta algo, voy a hacer la compra, espero a que llegue mi mujer para que me diga que no soy un inútil, hago la cena, nos peleamos sobre qué hacer porque no he hecho nada en todo el día y debería ser ella la que escoge ya que es la que gana el pan, miro la tele y, eventualmente, me voy a dormir paralizado por el temor de que mañana, quizá, no sea distinto.

5. Solicito trabajo y me rechazan. Lloro cada noche como una perra hasta que me duermo porque soy una carga para mis padres, que son pobres. A veces juego a videojuegos y a veces me autolesiono para escapar del dolor emocional. Divertido.

6. Tengo 25 años y vivo con mis padres. Nunca he tenido trabajo. Ahora mismo tampoco estoy estudiando ni haciendo prácticas. No tengo ninguna posibilidad de encontrar un trabajo en el futuro ya que no tengo ningún talento o habilidad útil, ni experiencia ni referencias. Mis habilidades sociales también son terribles. Además, recientemente me diagnosticaron como Asperger, lo cual hace que todavía tenga menos posibilidades de encontrar trabajo en el futuro. Para mí, un día típico consiste en dormir durante el día y jugar a videojuegos toda la noche. Soy un ermitaño nocturno. Mis padres están bajo una gran presión emocional y financiera a causa de mi situación.

7. Tengo 24 años, a punto de cumplir 25. Tengo un master y trabajé hasta el año pasado. Ahora soy amo de casa, pero no por elección. He sacrificado muchas cosas de mi carrera pero, probablemente, valga la pena ya que, a la larga, mi mujer va a ganar mucho más dinero del que yo podría ganar. Disfruto haciendo las labores del hogar y apoyando a mi mujer. Especialmente, me gusta cocinar. Pero es una mierda que haya tanto estigma social alrededor de los maridos que no trabajan.

8. Estoy pensando muy seriamente en quitarme la vida antes de que termine el año. No tengo herencia alguna, tengo una licenciatura inútil, no tengo amigos porque, en el instituto y la universidad, nunca salía. Mis padres están consumidos por mi inutilidad y ya ni siquiera se molestan en disimularlo. Ya sé que debería solicitar un trabajo en un supermercado por el sueldo mínimo, pero mi ansiedad social severa hace que el simple hecho de estar fuera de casa sea complicado para mí.

9. Recibí una gran herencia hace unos años. Todo el dinero está en el banco e invertido. Vivo de los intereses, que generan una suma bastante superior a las seis cifras al año. Pero esta historia no es tan bonita como suena. He perdido cosas que el dinero no puede comprar. Si nunca hubiese recibido esta herencia, tendría una familia, una casa modesta y una mujer, que me dejó cuando estábamos comprometidos a causa de mis hábitos con el alcohol y las drogas, en los que caí cuando dejé mi trabajo y tenía un montón de dinero y tiempo libre que gastar. Yo me hice esto a mí mismo. A día de hoy sigo llevando este estilo de vida auto-destructivo porque es lo único que realmente me hace sentir vivo. No espero ninguna simpatía por mis acciones. Asumo toda la responsabilidad por el vacío emocional que he creado en mi corazón. No han sido las drogas la que me han puesto en esta situación, he sido yo.

[Vía Reddit]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar