Historias

Esta startup quiere revolucionar el GIF (si Putin no lo impide)

Coub propone un nuevo lenguaje audivisual a la vez que intenta esquivar la censura

Las imágenes en bucle son una de las forma de entretenimiento favoritas de la red. Los GIF llevan años reinando y aplicaciones como Vine han introducido nuevos matices al formato. En esta misma línea, en Rusia ha emergido Coub, una plataforma que está amparando la nueva evolución en los micro-vídeos virales.

Coub permite editar y compartir vídeos de 10 segundos en forma de loop. Su gran seña de identidad es que la pista de audio puede ser mucho más larga que las imágenes, permitiendo crear pequeños videos musicales. De hecho, muchos de los vídeos más populares en la plataforma consisten en imágenes hipnóticas y psicodélicas combinadas con música electrónica. Cosas como esta:

Un nuevo lenguaje

Coub está mucho más orientado a la remezcla que no a la creación de material original. Mientras que la gran mayoría de vídeos que se cuelgan en Vine o Instagram han sido filmados por los propios usuarios, lo habitual en Coub es coger un clip ya existente y darle un nuevo significado. La mayoría de material, de hecho, procede de vídeos de YouTube y Vimeo. Esto convierte la portada de la página sea una mezcla de arte digital, humor, mashups de series y películas y bizarradas diversas.

El funcionamiento de Coun es extremadamente sencillo. El diseño de la web es minimalista, y para crear un vídeo basta con subir las imágenes o pegar un enlace de YouTube. Seleccionar el fragmento escogido a través de un interfaz intuitivo y añadirle la música. Compartir el vídeo es tan fácil como hacer un tuit. El resultado es un nuevo lenguaje audiovisual a medio camino entre el GIF, el vídeo musical y el meme.

“Cuando alguien me pregunta la diferencia entre Coub y el GIF o Vine, les enseño esto. Si fuera un GIF, no tendría sonido. En Vine, te filmas a ti mismo mientras que Coub forma parte de la cultura del remix. El contenido es la diferencia. No puedes hacer esto en un GIF o en Vine”, ha dicho Gladkoborodov a TechCrunch.

Emprendedores contra Putin

Coub nació en 2012, pero este año ha experimentado un crecimiento exponencial. Según la compañía, actualmente tiene más de 50 millones de usuarios únicos al mes. Al principio fue un fenómeno exclusivamente ruso, pero actualmente sus usuarios provienen del grueso de Europa del Este. El objetivo de la compañía, sin embargo, es alcanzar el éxito global.

“Rusia no es un buen mercado, no es estable. Además, el país ha aprobado algunas nuevas leves que complican mucho los negocios digitales”, dice Anastasia Popova, directora de marketing de la compañía. Se refiere, por ejemplo, a una reciente ley que obliga a las empresas de Internet a alojar los datos de sus usuarios exclusivamente en servidores rusos. Medidas de vigilancia a las que se suma la censura. Esta es la razón por la que todo el texto en Coub está en inglés. “Muchas palabras están prohibidas, incluso para los blogueros, así que no tenemos ruso en nuestra página”, explica Gladkoborodov.

Los fundadores de Coub temen que suceda algo similar a lo que ocurrió con VKontakte, considerado el Facebook ruso. Pavel Durov, fundador de la red social, se convirtió en un símbolo de la oposición a Putin cuando en 2012 se negó a cerrar las páginas de grupos opositores en VK. Estos e tradujo en una creciente presión del gobierno y, finalmente, a principios de este año Durov y sus inversores vendieron VK a empresarios cercanos a Putin y huyeron del país.

Para que no ocurra lo mismo, Coub no quiere depender del mercado ruso. “Rusia ha sido nuestro campo de pruebas, pero lo que queremos es llegar al mercado americano. Cuando eres popular ahí, lo eres en todos sitios”, dice Gladkoborodov. Para ayudar a ello la compañía acaba de recibir una inyección de capital de cerca de dos millones de euros. ¿Adivinan de quién? De Vaizra Investments, el fondo de inversión de los fundadores de Vkontakte.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar