Historias

Así fue la reunión de los instagrammers más poderosos del mundo

Rolls Royce y mayordomos a cambio de unas fotos de Instagram

Cuando colgamos una foto en Instagram, lo único que solemos esperar a cambio son un puñado de “likes” que nos levanten la moral. Pero existe un selecto grupo de instagrammers cuyas cuentas se han convertido en un pasaporte hacia toda clase de privilegios. Son algo así como el Club Bilderberg de Instagram: acumulan influencia gracias a sus millones de seguidores, y la utilizan para retroalimentar su causa. Son gente como Liz Eswein, quién en 2011 tuvo la brillante idea de escoger @NewYorkCity como nombre de usuario, el fotógrafo Murad Osmann, conocido por su serie de fotos “Follow Me To”, o la bloguera Jenn Im, que se convirtió en gurú de moda desde Tumblr.

Todos ellos fueron invitados el mes pasado a viajar a Dubai para participar en el instameet más suntuoso de todos los tiempos. Los invitados fueron recogidos en el aeropuerto en un Rolls Royce Phantom, recibieron productos Hermes por valor de 500 euros, fueron alojados en el hotel Burj Al Arab –a menudo considerado el hotel más lujoso del mundo– y dispusieron de un mayordomo personal durante toda su estancia. Y todo, completamente gratis: lo único que tuvieron que hacer fue documentar su experiencia con fotos y compartirlas mencionando a los organizadores del evento.

La iniciativa surgió del hotel y de una compañía llamada Beautiful Destinations, quienes se unieron para seleccionar a algunos de los instragramers más influyentes del mundo para que disfrutaran de unos días de asueto en Dubai y los compartieran con los seguidores de su perfil. Es decir: una campaña de publicidad que invierte en instagrammers en vez de en anuncios en revistas. “El objetivo era crear una experiencia totalmente única para la comunidad de Instagram, dar un premio a los seguidores que han apoyado nuestras cuentas y posicionar nuestra marca como una pionera en viajes en las redes sociales”, ha dicho Jeremy Jauncey, co-fundador de Beautiful Destinations, a Business Insider.

La acción es una nueva muestra de cómo las marcas están integrando las redes sociales en sus mecanismos publicitarios. Para las compañías , las fotografías hechas por usuarios tienen el valor añadido de la personalidad y autenticidad, dos características que no suelen encontrarse en las fotografías promocionales profesionales. La demanda de este tipo de imágenes es cada vez más elevada, y están surgiendo startups como Snapwire, que conecta a fotógrafos de Instagram con marcas que buscan imágenes específicas que no pueden encontrar en los bancos de imágenes tradicionales, o Olapic, que recopila imágenes de productos tomadas por usuarios y las implementa en las webs de las marcas para aumentar el engagement con sus clientes.

Así pues, la próxima vez que cuelgues una foto en Instagram quizá ya no pienses en los “likes”, sino en los dividendos que te podría dar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar