Historias

Rebeldes sin pausa: skins, mods, rockers y skaters en la tercera edad

Mamá, llévame a casa de los abuelos

"Mamá, llévame a casa de los abuelos, quiero rockear fuerte".

Ellos son los rockers Mick y Peggy Warner, dos de los protagonistas de las fotografías que componen la serie Rebels without a pause del artista Muir Vidler. Todas las imágenes retratan a británicos que tienen dos cosas en común: han entrado en la tercera edad y nunca han dejado de molar.

VER TAMBIÉN: "InstaGrandma lleva 87 años robándote a tu novio"

En Rebels without a pause, Muir Vidler retrata a la pensionista más tatuada del mundo. Y no lo decimos nosotros, lo decía el Libro Guinness de los Récords sobre Isobel Varley, la anciana que hasta su muerte hace cuatro meses, a los 77 años, tenía más de 200 tatuajes:

Vidler también nos descubre al abuelo Danny Lynch —aka El Gran Strómboli echando fuego por la boca:

A veces hay que esperar a que el abuelo se arregle un poco antes de salir. Frankie Knuckles Lacy lleva siendo un Teddy Boy desde 1958:

¿Y qué hay de jugar un rato a la consola con John Byrne, un skinhead original, de los que tomaron ese nombre en 1969?

Si tienes un abuelo como Sid Ellis ya conocerás sus aficiones: ir a clubes de sado y hacer punto:

Steve Bell Boy y sus amigos se ríen cada vez que escuchan decir que llega un revival mod. Ellos nunca lo han dejado:

A Steve Howard —a la derecha— todo el mundo le conoce como el Jurassic Mod:

Luego está Ruairidh Clarke, activista por el nudismo:

Si tu abuelo es Adrian Delgoffe, ya puedes esperar a que vaya a buscarte a la salida de clase para ir juntos al skate park:

El castigo como nieto es molar menos que ellos

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar