Historias

Yayochulo Berlusconi ha vuelto y tiene Instagram

Hace una semana que tiene Instagram y, de momento, no ha documentado ningún striptease ni orgía

Paren todo. Papichulo Berlusconi ha vuelto (o, tal vez, a estas alturas de su vida ya deberíamos llamarle “yayochulo”) y se ha abierto una cuenta de Instagram.

Después de haber pasado diez meses alejado de la esfera pública mientras cuidaba de otros ancianos en un centro para dementes seniles, librándose así de una condena a cuatro años de cárcel por fraude fiscal, el ex primer ministro italiano reaparece a través de la red social.

"Que te he dicho que no me hagas las fotos desde ese ángulo, ¡que se ve que estoy haciendo garabatos, hombre!"

Si lo hace para poder lucir a golpe de selfie su tersa piel morena y amortizar operación estética y sesión de bronceado, o si se debe a la proximidad de las elecciones que se celebrarán el próximo domingo en siete de las veinte regiones de Italia, queda libre a la interpretación de cada cual.

El caso es que la cuenta, activa tan solo desde hace una semana, cuenta ya con 87 fotos y más de 25.000 seguidores, lo que se traduce en una media de 12 fotos subidas y unos 3.571 seguidores por día.

El pasado carnaval, disfrazado de Matías Prats.

O sea que, o Berlusconi ha desarrollado una repentina adicción a Internet o piensa que estrujar públicamente a su perro le basta para lavar su imagen después de ser juzgado por incitación a la prostitución de menores.

Ahora, con su cuenta de Instagram, al misterio de cómo es posible que Berlusconi tenga el superpoder de conseguir burlar con tanta facilidad todas y cada una de las sentencias a las que es condenado, se le suma otro gran enigma más:

¿Está al corriente su asesor de imagen de lo que se sube a esta cuenta, o está timando a Silvio?

Empecemos por el principio.

"La mano arribaaa, cintura sueltaaaa...".

@silvioberlusconi2015

Escoger un username con números ya es de por sí bastante dudoso pero, además, escoger uno con una cifra que dentro de, exactamente, ocho meses habrá quedado obsoleta, tampoco parece la idea más brillante del mundo tratándose de un político.

Por cierto, Silvio, que “ berlusconi.silvio” sí estaba libre. De nada.

"En casa no tenemos tele, así mi novia solo me mira a mí, que con lo que me ha costado la cara...".

No sabes muy bien por qué, pero antes incluso de entrar a mirar su fotos, ya solo su nombre de usuario te parece cómico. Es entrañable al estilo de esos abuelos que aprenden a usar las redes y firman todos sus comentarios con nombre y apellidos como si fueran cartas.

De hecho, según su lista de 1460 personas seguidas (en siete días), da la impresión de que tampoco se entera muy bien de a quién sigue o deja de seguir. Eso, o tenemos la exclusiva de que a Silvio Berlusconi le gusta ver fotos de Britney Spears y Winona Rider en los noventa, lo que explicaría que siga la cuenta @britjeans90 dedicada a subir fotos de ambos iconos.

Aunque, que a Silvio le gustan las jovencitas sí que no es ninguna novedad.

"¡Hostia! Qué foto más rara... qué paranoia".

LAS FOTOS

Si ningún productor te ha ofrecido tener tu propio reality show, hazte Instagram. La imagen que ofrezcas de ti será igual de sesgada.

Está claro que siendo uno de los hombres más ricos de Italia y habiendo fundado un canal de televisión, si no tiene un reality es porque no quiere. Lo que uno sí que no se explica es que, con tanta fortuna, no pueda pagar a alguien que haga un trabajo decente y no parezca que la cuenta se la lleva su cuñado en paro.

La mezcla de filtros diferentes con fotos profesionales, fotos mal escogidas y ángulos imposibles conforman un mejunje estético atroz...

"¡Nene! No nos hagas la foto recta que está muy visto. Mejor haz que parezca que estamos en el Titanic".

La cuenta recuerda a esos tumblrs que, en tono jocoso, llevan por protagonistas a dirigentes políticos mirando cosas. Solo que, en este caso, la recopilación la hace directamente el político.

Sin lugar a dudas, el leitmotiv de Berlusconi sería Silvio enseñando las palmas de las manos. Su pose predilecta para salir en las fotos.

A pesar de subir frecuentemente fotos con su novia de 29 años en un segundo plano o estrujando a su perro, la mayoría de las instantáneas están dedicadas a actos de su partido político, de nombre futbolero y logo de pizzería: Forza Italia.

Aún así, el pasado sábado no quiso privarnos de saber que estaba viendo Eurovision. Lo hizo a través de una de las fotos peor hechas de todo Instagram, con un ángulo a lo Titanic hundiéndose que nos muestra al macho alfa arrinconado y empequeñecido en una esquina, en una postura pensativa, probablemente memorando sus noches de antaño y lamentándose de la fugacidad de la vida.

"A una de las flores se le ha caído un pétalo y he pensado en el paso del tiempo. Se le ha caído otro y he pensado en la muerte".

Ahora solo cabe esperar que los resultados de las próximas elecciones demuestren que Berlusconi está tan acabado políticamente como su cuenta de Instagram.

¿Demostrarán las urnas que Berlusconi está tan acabado como su cuenta de Instagram?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar