Historias

En realidad, ¿qué es ser virgen?

O hemos olvidado la virginidad, o nos hemos hecho un lío con ella

Parad un momento. ¿Os acordáis de la virginidad? En lugares tan aparentemente antagónicos como Estados Unidos o Arabia Saudí, sigue siendo un valor social añadido e incluso en alza en el mercado de las nupcias.

Sin ir más lejos, celebridades como Justin Bieber, Selena Gomez, Miley Cyrus o los Jonas Brothers llevaron hasta no hace mucho anillos de castidad. En general, no obstante, las nuevas generaciones parecen estar perdiendo la pista a ese estado de pureza y de abstinencia previo al matrimonio. Sobre todo, están dejando de comprender de qué se trata.

¿Nos hemos olvidado de la virginidad? ¿Es igual para chicos y para chicas? ¿Qué piensan los jóvenes actuales antes de “perderla”? A la cineasta Therese Schecter le ocurrió algo curioso: cuanto más sabía sobre virginidad, más complicada se volvía. No encontró ninguna definición actual ni real, por eso pensó que debía hacer un documental, How to Lose Your Virginity (Cómo perder tu virginidad).

Vídeo

Mientras realizaba esta película, Schecter se dio cuenta de que a la mayoría de la gente le ocurría lo mismo que a ella: todo el mundo cree tener una idea sobre la virgnidad pero nadie sabe definirla con exactitud. La cineasta se topó con definiciones tan dispares como: 

  • Esperar a la persona adecuada.
  • Virginidad es no haber tenido relaciones con penetración vaginal y con un pene implicado.
  • Es una construcción social inútil.
  • Cuando no tienes nada que ocultar a tus padres o al cura.

Schecter ha entrevistado a parejas jóvenes que dicen ser vírgenes a pesar de tener una vida sexual muy rica al margen de la penetración. Ha conocido a mujeres que afirman haber perdido la virginidad dos veces y jóvenes que dicen lo siguiente: "Si tuviera que definir la virginidad como un estado mental, probablemente la perdí a los 7 años".

La cineasta también ha conocido a chicas que se sienten mal por ser madres solteras, es decir, por no poder demostrar que son vírgenes ante posibles parejas. Aunque la virginidad como institución se diluye y adquiere múltiples significados, sigue generando malestar y preocupación en comunidades conservadoras. En Estados Unidos, por ejemplo, existen los Purity Balls, ceremonias en las que jóvenes y niñas juran castidad ante sus padres.

Además de la película, Schecter creyó necesario construir una comunidad online abierta en la que cualquiera pudiera hablar libremente y hasta contar su primera vez. Sobre todo, en este foro se habla de los sentimientos que produce la virginidad, que van desde orgullo hasta angustia y rechazo. A cambio de participar con un testimonio, los internautas reciben una "V-Card" con varias "virginidades" para gastar, lo cual da una idea de la intención de su creadora. El eslogan del carné reza: "Cada nueva experiencia es una virginidad que perder".

Como institución, la virginidad induce a las mujeres a pensar que su valor depende de lo que tienen entre las piernas, y que solo pueden convertirse en seres sexuales a través de relaciones con hombres. El mensaje implícito, en definitiva, es que pueden pasar de ser personas decentes a "sucias" por una experiencia sexual. Si la pierden, pierden algo importante. Y aquí Schecter se pregunta: ¿Importante para quién?

How to Lose Your Virginity pretende abrir debate en Estados Unidos, pero también alrededor del mundo, y hace que nos preguntemos acerca de la educación sexual que los jóvenes reciben, totalmente polarizada y carente de sentido: en Occidente se enseña a juzgar y discriminar a personas sexualmente liberadas, mientras constantemente se apela a la lujuria con fines comerciales.

En definitiva, se educa en un puritanismo superficial que induce a la esquizofrenia y a que los adolescentes se inicien con muchos más riesgos: "La abstinencia es un cúmulo de mentiras", dijo Shechter en la presentación de un pase del documental. La película termina con la propia Shechter hablando de su boda. No llevaba un vestido blanco porque el día en que se casó no era virgen, su novio y ella caminaban cogidos del brazo desde el principio. No se estaban regalando nada el uno al otro, excepto su amor. 

La virginidad, ¿se gana o se pierde? Quizá, tan solo se trate de sorprendernos en cada nueva relación

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar