PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Facebook te conoce mejor que tu propia madre y este estudio lo confirma

H

 

¿Somos conscientes de cómo nos entregamos a las máquinas?

Franc Sayol

19 Enero 2015 07:00

En ocasiones, nos cuesta explicar lo que verdaderamente nos pasa por la cabeza a la gente que nos rodea. En cambio, no tenemos ningún problema en abrir las puertas de nuestra alma a Facebook. Los enlaces que pinchamos, los “Me gusta” que dejamos y las páginas que seguimos son un camino de migas hacia nuestra personalidad. Y al hacerlo de forma inconsciente, todavía resulta más revelador. Tanto, que los ordenadores acaban por conocernos mejor que las personas a las que más queremos.

No es una forma de hablar: es una realidad científica. Así lo prueba un nuevo estudio conducido por investigadores de las universidades de Cambridge y Stanford. El modelo informático que crearon los investigadores demostró que, con el número de “Me gusta” adecuado, era más preciso a la hora de describir las personalidades de los participantes que sus amigos y familiares.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores pidieron a más de 86.000 usuarios de Facebook que rellenasen un test de personalidad de 100 preguntas para determinar dónde se situaban en el denominado modelo de los cinco grandes rasgos de personalidad: extraversión, apertura a la experiencia, responsabilidad, amabilidad y neuroticismo. Luego analizaron sus “Me gusta” en Facebook para generar un modelo que conectara los likes con los rasgos de personalidad. Aquellos a los que le gustaba la meditación, las charlas TED o Dalí, por ejemplo, tendían a ser más abiertos, mientras aquellos a los que les gustaban la telerealidad, bailar o salir de fiesta eran más extrovertidos.

El usuario medio de Facebook le da “Me gusta” a 227 páginas. Esta cifra ya era suficiente para que el modelo informático fuera mejor analizando la personalidad del sujeto que uno de sus amigos. Cuantos más “Me gusta”, mejor se volvía el análisis del ordenador. Con solo 10 ya era más preciso que un compañero de trabajo, con 70 mejor que un amigo y cono 150 mejor que un familiar. La única persona a la que la máquina no lograba superar era el marido o esposa del sujeto.


Sabemos que la gente es bastante buena prediciendo los rasgos de personalidad de los demás, porque es algo es muy importante en nuestras interacciones. Pero nos sorprendió que los ordenadores fueran capaces de hacerlo mejor que muchos de los amigos usando únicamente un solo tipo de datos digitales como son los “Me gusta” de Facebook”, ha dicho Wu Youyou, uno de los responsables del estudio.

Estos resultados indican que la influencia de las máquinas en nuestras vidas todavía puede crecer mucho más. Según los investigadores, la aplicación de estos modelos de predicción de personalidad no solo podría utilizarse para mejorar el marketing dirigido sino que podría revolucionar el modo en que la gente escoge con quién se casa, qué trabajadores contrata o quién elige como presidente. También podría ser un buen punto de partida para desarrollar ordenadores con habilidades sociales y emocionalmente sensibles como el que, por ejemplo, enamora a Joaquin Phoenix en Her. De hecho, los investigadores han admitido que el estudio estuvo inspirado por esa película.

Existen algunos matices que, sin embargo, es necesario tener en cuenta. El hecho de que el análisis solo tengo en cuenta cinco rasgos de la personalidad, por ejemplo, hace que sea limitado. Por otro lado, los ordenadores tampoco pueden percibir las contradicciones entre los gustos de una misma persona. Pero, quizá, el punto más débil de estos modelos sea nuestra propia falta de sinceridad. En mayor o menor medida, la construcción de nuestra imagen en las redes sociales tiene ciertos elementos de ficción. Quizá, las máquinas no tendrán el verdadero poder hasta que no sean capaces de descubrir lo que escondemos. Algo que, por cierto, una madre siempre sabe intuir.

Somos una generación incapaz de decir te quiero pero vomitamos nuestra intimidad sobre el teclado de un ordenador



Vía [Quartz]

share