Historias

Ser políticamente correcto fomenta la creatividad...

... y la libertad de expresión acaba con ella

Siempre ha sido habitual pensar que la creatividad surge de forma más fácil en ambientes desregulados, desordenados, tirando a caóticos, entornos en los que no hay ni protocolos ni restricciones, pero un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cornell concluye que es justo lo contrario: las condiciones para expresarse con total libertad se cargan la creatividad y, en cambio, la necesidad de ser políticamente correcto ayuda a fomentarla. Al menos en el entorno laboral.

Si quieres ser más exitoso en tu trabajo y llegar a mejores ideas en grupo, nos dicen los responsables del estudio, deberías autocensúrarte más. En este sentido, el principal autor de la investigación asegura que un poco de estructura puede hacernos llegar más lejos en nuestro camino en busca de buenas ideas. De hecho, "cualquier cosa que reduzca la incertidumbre" resulta beneficiosa en ese proceso.

Estas conclusiones se derivan de una sencila prueba. Los investigadores encargaron a cerca de medio millar de estudiantes de ambos sexos la resolución de un problema: decidir qué tipo de negocio debería instalarse en un solar abandonado. Los resultados indicaron que aquellos grupos que habían trabajado respetando las convenciones básicas de la correción política —por ejemplo, evitar un lenguaje sexista en sus deliberaciones— generaron un mayor número de ideas, y además más novedosas, que aquellos grupos que actuaron sin normas.

Pero, ¿por qué?

Según Jack Goncalo, profesor asociado de Comportamiento Organizacional en Cornell y autor principal del estudio, todo tiene que ver con la demografía del grupo.

Cuando se trata de grupos mixtos, formados por hombres y mujeres, la actitud políticamente correcta es mucho más favorecedora de la creatividad. Cuando personas de distinto sexo se encuentran en un mismo espacio, ambos grupos necesitan saber qué tipo de actitudes pueden esperar del sexo contrario en esa situación, por lo que una serie de reglas predefinidas favorecen el entendimiento y el funcionamiento conjunto.

Cuando se trata de grupos mixtos la actitud políticamente correcta es mucho más útil para desarrollar la creatividad

Sin embargo, en grupos del mismo sexo no sucede de la misma manera. En esos casos, la corrección política no conduce a los mismos niveles de creatividad. Por una parte, entre hombres es común decir las cosas como son, con poca corrección, y entre mujeres ya hay establecida una relación de corrección política de forma implícita, por lo que estos parámetros pueden ser una carga innecesaria en los dos casos.

Después de estas pruebas, los investigadores llegaron a la conclusión de que lo mejor era utilizar el estándar de "corrección política" de forma explícita, de manera que haya poco margen para la confusión o la doble interpretación.

A pesar de que muchas personas aún sostienen que las restricciones no benefician al desarrollo de la creatividad, el profesor de comportamiento organizacional de la Universidad de California, Kimberly Elsbach, sostiene que preocuparse de qué decir y qué no decir es una capacidad intelectual preciosa que podría ir hacia el pensamiento creativo.

En este sentido, Elsbach indica que la pérdida de libertad de expresión de una persona puede ser la ganancia de otro y esto acaba beneficiando al conjunto del grupo. En definitiva, el sacrificio individual en forma de contención puede facilitar el objetivo del grupo.

Ahora, ¿nos lo creemos?

[Vía Ozy]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar