Historias

La nueva heroína de la derecha en Europa está arrasando en Instagram

Nikita Klaestrup es la joven promesa de la derecha en Dinamarca

Enero de 2015. La joven modelo y estudiante de retórica de la Universidad de Copenhague Nikita Klaestrup acude a la cena de celebración del 110 aniversario de los jóvenes del Partido Conservador Danés, el UCPH.

La fiesta se celebra en una lujosa mansión de la capital danesa. A su llegada, el fotógrafo le hace una foto en el recibidor. Nikita posa con confianza, la cabeza alta y una mano apoyada en su cintura.

Tiene 20 años y, a partir de ese momento, se acaba de convertir en la figura política más conocida de Dinamarca, por encima del presidente.

¿La razón? El escote del vestido negro que queda inmortalizado en esa fotografía.

Después, el periódico de la universidad escribe un artículo sobre el vestido y sobre Klaestrup para abrir el debate sobre el sexismo en la política. La foto se hace viral.

Su cuenta de Instagram también. Ahora mismo tiene 118.000 seguidores. Aumentan a un ritmo de 700 al día.

Los programas de televisión en Dinamarca le han invitado a sus platós. Las revistas locales le han hecho varias entrevistas. Solo hablan de sus poses en ropa interior y de sus pechos. Nada de política.

El periódico universitario que la descubrió cita que el programa de televisión Aftenshowet puso el vestido que ella usó en esa foto sobre un maniquí como decoración del programa. Cuenta también que los locutores de la cadena de radio P3 discutían entre risas sobre la parte lateral y la parte inferior de sus pechos.

Ella, sin embargo, no se ha escondido. Continúa trabajando de modelo para firmas de ropa interior y aprovecha el tirón que tiene su cuenta de Instagram para consolidarse como la promesa de la derecha danesa.

En un programa de radio comenzaron a comentar la parte de abajo y lateral de sus pechos

Gracias a la fama de su cuenta, gana difusión en las cartas al director que envía a periódicos sobre asuntos de actualidad. O da a conocer las conferencias políticas en las que participa. O genera debate público como cuando criticó a la policía después de que esta aconsejara a las adolescentes no colgar “fotos indecentes” para evitar violaciones.

Todo esto entre fotos de la ropa que se pone, compras de Chanel y Dior y otros destellos de un estilo de vida de clase alta en la que se quieren ver representados los jóvenes conservadores.

Yass 👌🏼

A photo posted by Nikita Klæstrup (@nikitaklaestrup) on

Pero también la gente indecisa y de centro izquierda. Analistas políticos como Kresten Schultz-Jørgensen en Dinamarca señalan que su Instagram, en lugar de provocar que sea tildada de frívola, puede potenciarla como un referente fresco de la derecha europea.

“El debate sobre mí y sobre cómo me visto me ha dado una plataforma política que hace de cualquier cosa que diga algo mucho más interesante. No pienso que la atención me haya desviado del mensaje que quiero dar”, dijo en una entrevista a University Post, el periódico de la universidad.

¿Mujer empoderada o mujer objeto?

Aparte de difundir su actividad, Klaestrup asegura que quiere combatir el sexismo con su popularidad.

Quiere combatir que se hable más de su cuerpo que de sus ideas políticas, pero al mismo tiempo aprovechar el hecho de que la sociedad se fije en su cuerpo para ejercer su militancia.

Como estudiante de retórica defiende que “no se puede escapar del hecho de que la apariencia femenina vende”.

Y también sostiene que “una mujer tiene el derecho a vestirse como quiera”.

“Siempre se ha visto al movimiento feminista como que ha defendido que la belleza convierte a la mujer en un objeto. Ahora que las mujeres tenemos más libertades, si decimos que queremos ser modelos u operarnos los pechos, hay mucha gente que nos insulta y nos llama putas

De momento no se postula para ningún cargo público. Está concentrada en terminar sus estudios y sacar los colores a más de uno a través de sus fotos de Instagram.

Y a luchar para que se deje de avergonzar a las mujeres por su manera de vestir o vivir su sexualidad de la manera que quieran.

La sociedad se fija en su cuerpo y ella lo aprovecha para ejercer su militancia

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar