PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Era la esperanza del cáncer, pero ocultaba un oscuro secreto

H

 

Ella fue la esperanza de los que tienen fe en poder controlar lo incontrolable

María Yuste

30 Abril 2015 19:23

A Belle Gibson le diagnosticaron un horrible tumor cerebral en la flor de la vida. Tenía 20 años y se moría. De la noche a la mañana pasó de tener todo el futuro por delante a quedarle tan solo cuatro meses de vida.

Aún así, su médico la incluyó en los programas de quimioterapia y radioterapia. Pero solo los pudo soportar ocho semanas. Los acabó cambiando por medicina alternativa y una alimentación libre de gluten y lácteos.

Contra todo pronóstico, aquello funcionó. Seguía enferma pero mejoró considerablemente y consiguió alargar su esperanza de vida.


A Belle le diagnosticaron un tumor cerebral en la flor de la vida y rechazó la quimioterapia



Belle iba dejando constancia de su lucha en foros y blogs. Inspirando y dando fuerza a miles de personas con historias en las que sobrevivía a operaciones a corazón abierto después de haber estado clínicamente muerta durante tres minutos. Y, propagando, indirectamente, la idea de que era posible vencer el cáncer solamente con fuerza de voluntad y comida sana.

En 2013 lanzó su propia app de recetas y consejos para llevar una vida saludable. Fue todo un éxito. La revista Elle la incluyó en su lista de mujeres más inspiradoras del año y Cosmopolitan le dio el premio a la mujer más divertida y valiente de 2014.

Además, la prestigiosa editorial Penguin estaba a punto de publicar su libro de recetas en Estados unidos y Reino Unido y Apple había preinstalado su app en los iWatch cuando el cáncer empeoró.


La medicina alternativa y la comida sana alargaron su esperanza de vida y se convirtió en musa de cientos de enfermos



Una noche, Belle se vio en la dura tesitura de tener que anunciar a sus más de 100.000 seguidores de Instagram que tenía metástasis en la sangre, el útero, la columna vertebral y el hígado.

Belle afirmaba no haber llorado cuando le dieron la noticia. Sin embargo, durante las entrevistas se derrumbaba al pensar que nunca vería crecer a su hijo de cuatro años. Todo parecía perdido pero, una vez más, consiguió burlar a la muerte.

Sobre todo porque todo era mentira. Nunca había estado enferma.


Pero el cáncer volvió... O eso dijo ella.



Ella misma lo hacía público semanas después de conocerse que estaba siendo investigada por no haber donado el porcentaje de las ganancias que había prometido a la beneficencia. Es más, ni siquiera, había llegado a su destino lo conseguido en actos organizados expresamente para recaudar dinero para causas benéficas.

En anteriores ocasiones, un allegado ya había intentado desenmascararla enviado emails anónimos a las redacciones de ELLE y Cosmopolitan, que desestimaron las acusaciones al considerar que nadie mentiría sobre algo tan grave como tener cáncer.

Sin embargo, este informador anónimo aseguraba que Gibson era una mentirosa compulsiva desde la infancia y que, en el pasado, ya se había enredado tanto en sus propias mentiras que se había visto obligada a mudarse de ciudad para empezar una nueva vida.


Sacó su propia app de recetas, publicó un libro y varias revistas la nombraron mujer del año



Gibson no será juzgada criminalmente por haber mentido ni por haberse quedado el dinero que le correspondía a las ONG a las que utilizó para conseguir más ventas de su app pero puede que, finalmente sí que esté enferma.

Los expertos creen que podría tratarse de un caso del síndrome de Munchhaüsen, un trastorno mental en el que el paciente finge dolencias para adoptar el rol de enfermo. Algo que no es nuevo, especialmente en Internet y que podría venir provocado por traumas durante la infancia.

Gibson declaró en una entrevista ser hija de un padre ausente y una madre enferma de esclerosis múltiple que se mudaba cada cierto tiempo de ciudad. Además de tener un hermano autista que sufría depresión. Ambos eran obesos porque abusaban de la comida precocinada y del zumo barato. Así es como nació su interés por la comida no procesada.


Prometió donar parte de las ganancias a asociaciones benéficas pero nunca cumplió su palabra



Los historia sobre su familia aún está por confirmar pero, desde luego, si hay algo cierto en toda esta historia es que Belle es una auténtica apasionada de la nutrición y disfruta defendiendo la necesidad de preocuparnos por la comida que comemos.

Desde Penguin han declarado que nunca se encargaron de confirmar que el diagnóstico de Belle era real porque el libro lo componen únicamente recetas de comida sana.

Sin embargo, el prólogo que incluye si que se centra en su lucha contra el cáncer y en como sigue viva a pesar de haber rechazado los tratamientos convencionales.


Su interés por la nutrición y su pasión por la comida no procesada es lo más auténtico de su vida



Su libro, publicado primero en su Australia natal, fue un éxito de ventas y su aplicación, elegida la mejor del año. Llegados a este punto, la pregunta es: ¿habría conseguido Belle Gibson llegar tan lejos sin la historia del cáncer ayudándola con el marketing?

No es ningún secreto que vivimos en una sociedad que considera heroico el sufrimiento y que atribuye cierta belleza a la enfermedad y a la batalla que se libra entre el ser humano y la muerte, aunque esta sea la que acabe ganando.

Otros, sin embargo, la culpan de haber estado vendiendo humo. Muchos enfermos de todo el mundo se habían sentido esperanzados al pensar que, al igual que Gibson, ellos también podrían coger las riendas de su enfermedad y tener algún control sobre su propia muerte.

Sin embargo, al salir a la luz la verdad, Gibson ha pasado de ser un milagro casi a la altura de Jesucristo, a una curandera de carretera más. De ser esperanza, a demostrarles lo ineludible de su condena


No hay nada bello en las cosas que glamourizamos, no hay nada bonito en estar enfermo



share