PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Reflexiones de un hombre que no sabía mentir en Facebook

H

 

No es ese tipo de cosas en las que pondrías 'me gusta'

Guiem Alba

20 Marzo 2015 04:12

La personalidad de mi primo Ramón oscila entre la psicopatía y la genialidad. Ahora, a sus 34 años, mi primo se ha abierto un perfil en Facebook y ha encontrado una nueva obsesión: estudiar los comportamientos de sus conocidos en las redes sociales.

Ramón tiene una especie de trastorno obsesivo-compulsivo, y eso le convierte en alguien incapaz de entender el sarcasmo, la sátira, el cinismo y cualquier otro doble sentido. Esto incluye mentir: mi primo no sabe lo que es contar una mentira para sacar un beneficio.

Por eso, sus reflexiones son tan incómodas como ciertas.


Cuando muere un músico famoso, busco su canción más conocida en Spotify y la comparto en mi muro



Empecé a pensar que Ramón era un rara avis cuando vi lo que hacía con los aviones: siempre andaba mirando al cielo y, en cuanto pasaba un vuelo comercial, podía decirte si era un Boeing o un Airbus, adónde se dirigía y, sin mirar el reloj, qué hora exacta era.

La gente suele verle como una especie de Sheldon Cooper de la vida real; pero el trastorno obsesivo-compulsivo es la enfermedad compartida por Leonardo DiCaprio, Woody Allen o el mismo Beethoven.


Gracias a Facebook, no corremos el riesgo de quedar con gente que luego nos decepciona, pero tampoco de hacer amigos que nos sorprenden



Ramón es incapaz de relacionarse con normalidad, porque simplemente no comparte los códigos sociales que todos conocemos. Puede que el mundo lo trate como un bicho raro pero, viendo sus estados, no cabe duda de que para él los raros somos todos los demás. 

Quienes le conocían por primera vez decían que era un tío solitario y aislado, que siempre "estaba en la Luna". Pero, ahora que su obsesión es estudiarnos a nosotros, Ramón está más en la Tierra que nunca.

Sabe que, aunque la sinceridad se considere generalmente una virtud, para él es un problema. Porque, a la hora de la verdad, nadie quiere ser amigo de la persona más sincera del mundo.

Estas son sus últimas reflexiones.

#1 Botón 'me gusta'

«Con el botón 'me gusta' quiero decir que estoy de acuerdo con algo siempre que solo me cueste hacer un click. Es una buena manera de apoyar una causa sin cansarse demasiado. Hace un rato, por ejemplo, he dado 'me gusta' en las fotos de una manifestación, pero creo que nunca habría ido a protestar».

#2 Hashtags

«Los #hashtags fueron creados para indexar contenidos. Por alguna razón, la gente los utiliza para decir cosas como #Soloseviveunavez. ¿Es algún código de humor que desconozco? ¿Alguien está indexando todo eso?».

#3 Conversaciones

«Cuando quiero hablarle a un amigo, en lugar de abrir una conversación privada en el chat se lo digo en un comentario público. Pero, a la vez, intento hablar de cosas que solo mi amigo y yo conocemos. Así los demás saben que tengo una relación especial con esa persona».

#4 Cumpleaños

«Anteayer cambié la fecha de mi cumpleaños por una fecha falsa, para ver cuánta gente se acordaba gracias a Facebook. Ayer todos me felicitasteis, pero no era mi cumpleaños. Gracias de todas maneras, no me lo esperaba!».

#5 Muerte de famosos

«A veces se muere algún músico famoso y todos mis amigos empiezan a compartir canciones suyas. Entonces entro en Spotify, miro cuál es su canción más escuchada y luego la pongo en Facebook y también doy el pésame».

#6 Suplantación de identidad

«Ayer vi que un amigo confesaba públicamente que le gusta "comer pepinos gordos". Este tipo de comportamientos se me escapan. [Menciona a la persona], ¿podrías explicarme por qué lo hiciste?».

#7 Nuevos amigos

«Cuando conozco a alguien en persona, luego me añade a su lista de amigos y mira mi perfil. Muchas veces no le vuelvo a ver. Creo que, gracias a Facebook, ya no corremos el riesgo de quedar con gente que luego nos decepciona. Tampoco corremos el riesgo de hacer amigos que luego nos sorprenden».



Nadie quiere ser amigo de la persona más sincera del mundo




share