Historias

Las niñas que se escondían en monasterios birmanos

El fotógrafo Julian Ray, residente en Birmania (Myanmar), retrata a las huérfanas que se confunden entre todas las cabezas rapadas

Birmania (Myanmar) se ha convertido en una de las novedades turísticas en los últimos años. El país es una de las dictaduras más antiguas del mundo, llevaba bajo el mando de una cúpula militar desde 1964, hasta que en 2011 ésta se disolvió. Ahora el país se encuentra inmerso en un incierto proceso democrático, ya que el pasado enero la violencia volvió a estallar y se saldó con 40 muertos.

Hace tiempo que el fotógrafo Julian Ray vive allí, y ha visto cómo la actividad de las ONG ha aumentado debido a la presencia extranjera. La conciencia social en Birmania y la necesidad de medios de comunicación efectivos también ha crecido, debido a su popularidad como destino: ya que viene tanta gente, hagamos que nuestros problemas se conozcan en el mundo.

Es así como a Ray le propusieron documentar las vidas de los niños huérfanos, un problema de enorme calado en Birmania. Aunque no hay cifras oficiales, las estimaciones indican que alrededor de 1,9 millones de niños menores de 17 son huérfanos en el país. Son muchas las causas de este problema: las dificultades económicas, la incidencia del virus del sida, los conflictos políticos (hay muchas tensiones, también, en la frontera con Camboya) y los desastres naturales.

Son los monjes budistas -precisamente quienes han protagonizado la principal oposición al régimen- los que ejercen un papel primordial en la acogida de huérfanos. El gobierno birmano no se ocupa de los niños, por lo que muchos terminan en monasterios o viviendo de la ayuda internacional. En la mayoría de los casos, los templos les proporcionan alimento, refugio, educación básica, asistencia sanitaria básica y una educación espiritual.

En este trabajo, Ray ha querido retratar a las niñas huérfanas que viven en los monasterios, ya que la mayoría de los reportajes sobre "niños budistas" se centran en los niños, o simplemente no indican el sexo que más veces de las imaginamos se esconde bajo esas pequeñas cabezas rapadas. Aunque no todos serán monjes o monjas, la mayoría hará de estos lugares su hogar para siempre.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar