Historias

La niña prodigio que reivindicaba un mundo menos adulto

Se llama Adora Svitak y se ha propuesto acabar con el menosprecio a las generaciones más jóvenes, y abrir paso a las niñas…

«Es hora de dejar de decir que las chicas tienen que cambiar; es hora de decir que son los chicos quienes tienen que aprender de las chicas. Los directivos de las principales compañías tienen que dejar de pensar que ellos son el centro de todo, en lugar de decir a las chicas que se ajusten al estereotipo de los directivos. Por supuesto, no digo que las chicas renuncien a la autoconfianza. Pero tenemos que cambiar nuestra manera de pensar a los directivos (agresivos, firme…) hacia una definición que sintonice mejor con las cualidades de las chicas. Es decir, dejemos de intentar que las chicas cambien. Mejor cambiemos nuestra sociedad”.

Quien habla es Adora Svitak, escritora, activista y —sí— niña prodigio. Nacida en 1997, su propósito hasta la fecha como divulgadora ha sido reivindicar el pensamiento infantil: frente a una sociedad resquebrajada y capitaneada por las generaciones más envejecidas, Svitak reclama ideas audaces y creatividad sin complejos.

Como residente que es en un mundo caracterizado por profundas desigualdades entre hombres y mujeres, Svitak es consciente de que todo está por hacer, y de que su tarea exige de profundas dosis de optimismo. Al mismo tiempo, ella también es una firme opositora a la demonización de los valores asociados a la niñez.

Mundo adulto

—Los rasgos a los que hacen referencia la palabra infantil son tan frecuentes en los adultos que deberíamos eliminar esta palabra a la hora de criticar estos comportamientos asociados con la irresponsabilidad y la irracionalidad —decía la activista en una charla TED, mientras contraponía las historias de Anna Frank y George W. Bush como ejemplos de lo que un niño y un adulto pueden llegar a hacer. Luego precisaba:— ¿Quién dice que no sean comportamientos irracionales los que necesita el mundo? ¿Y cuántos adultos comparten los mismos sueños que los niños (por ejemplo, acabar con el hambre? Los niños soñamos con la perfección y para hacer algo realidad primero hay que soñarlo.

La filosofía de Svitak no aspira a sustituir un mundo gerontocrático por un gobierno de los más jóvenes, tanto como al hecho de establecer vasos comunicantes entre generaciones. A fin de cuentas, “los niños de hoy seremos los líderes del mañana, lo que significa que nos ocuparemos de vosotros”, interpelaba la escritora a su audiencia en la charla TED. Ella es consciente de que parte de los errores que afecta a la sociedad occidental nacen del egoísmo entre generaciones, y de unos modelos de conducta inspirados esencialmente en los valores masculinos.

Una vez le preguntaron a qué se parecería un mundo justo. Svitak habló de una mayor presencia femenina en los puestos de poder, o de la renuncia de las chicas a ciertos ideales malignos de belleza. Luego dijo: “el éxito significa que si tengo hijas, ellas me mirarán con asombro si digo que hubo un tiempo en que todos estos derechos que ellas dan por sentado… había que lucharlos".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar