PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

La cuenta de Instagram que resuelve causas de muertes

H

 

Nicole Angemi es asistente de patología y sube fotos de autopsias a la red

Alba Muñoz

17 Junio 2015 06:00

La imagen de un tórax abierto, con todos los órganos a la vista, ¿es morbo o es ciencia? Depende de los ojos que miren.

Pongamos que son 254.000, los followers de la cuenta de Instagram de Nicole Angemi, una joven científica estadounidense especializada en poner a prueba nuestro estómago y también nuestra mirada.

Angemi se ha hecho famosa por subir fotos de su día a día en el trabajo. El caso es que se dedica a realizar autopsias: a través de la disección del cuerpo humano descubre cuál ha sido la causa de la muerte.

Esta asistente de patología llena de tatuajes sería la musa de Sherlock Holmes y el mito erótico de Dexter. En su timeline aparecen cráneos abiertos, pies gangrenados, fetos y coloridas infecciones. 

Su único objetivo: mostrar la ciencia, contar toda la verdad.


Nicole Angemi descubrió su amor por las interioridades del cuerpo humano en un hospital universitario. Rodeada de tarros con formol y de cadáveres donados a la ciencia, debía realizar autopsias para practicar, como muchos estudiantes de las disciplinas sanitarias. 

Solo que a ella le encantaba. De hecho, descartó estudiar Medicina para no quedarse todo el día sentada delante de un microscopio. Como explicó a Motherboard, a Nicole le gusta que la sangre le llegue a los codos. Lo suyo es el trabajo sucio de la ciencia.

Un corazón con 20 semanas de gestación.

Un día Nicole pensó que quizá había otra gente interesada en conocer lo que sucede en un quirófano, en saber cómo son las enfermedades por dentro:

¿Cómo es un tumor? ¿A qué se parece un útero? ¿Qué se hace con los trozos de cuerpo amputados?

Para ella, la curiosidad científica era algo sano y las respuestas no tenían por qué quedarse encerradas en las bibliotecas: "Lo que quiero es enseñar a la gente la verdad sobre la vida, la muerte y las enfermedades".

En la línea de la de Nicole, otra famosa cuenta de Instagram, Figure 1 (26.000 seguidores), ofrece imágenes médicas a quien quiera verlas, aunque con un filtro más serio y menos soprendente que el de nuestra protagonista.

Una vesícula biliar llena de cálculos biliares.

Nicole sube imágenes que considera respetuosas con los fallecidos, pero también fotos de heridas o intervenciones quirúrgicas que cuentan con el consentimiento de los pacientes.

Siempre las acompaña de una detallada explicación científica, incluso hace partícipes a sus followers de los diagnósticos a los que llega tras los casos misteriosos que llegan a su unidad de patología: "¡Misterio resuelto! ¡Hernia umbilical!".

Ante quienes aseguran que Argemi está obsesionada con la muerte, ella responde que la muerte es algo natural, que nos rodea, y que todos sufrimos enfermedades.


Las extremidades se guardan durante un mes y después se incineran con el resto de residuos médicos, a menos que el paciente quiera conservarlo hasta su muerte por cuestiones religiosas.

Por supuesto, mucha gente no comparte la opinión de Nicole. Entre los numerosos instagramers que denuncian sus fotos también hay profesionales de la sanidad que consideran que determinadas escenas no deben mostrarse al público porque son para su propio aprendizaje.

Eso enfurece a Nicole: es como si unas élites quisieran apropiarse del conocimiento. Pero también hay muchas personas que, simplemente, no pueden soportar ver ciertas estampas.


Lo que quiero es enseñar a la gente la verdad sobre la vida, la muerte y las enfermedades



En una de sus cuentas clausuradas (van 3) que tituló I Heart Autopsy, Nicole subía imágenes de accidentes y asesinatos macabros. Ahora intenta relajarse y borrar las fotos que pueden acabar provocando el cierre de su cuenta actual.

Nicole debe caminar de puntillas entre la sensibilidad de un público nada acostumbrado a la anatomía real y lo que ella considera actividad divulgativa: "Todo el mundo debería estar interesado en lo que ocurre dentro de nuestro cuerpo".

Feto de 16 semanas dentro de un útero.

Si hay un tipo de imagen que siempre causa una oleada de indignación son las fotografías de fetos que no han podido sobrevivir en los úteros de sus madres. Aunque se trate de fotografías que podrían aparecer en cualquier enciclopedia general, muchos usuarios protestan y la acusan de crueldad. 

Nicole asegura que esas fotos ayudan a romper un tabú, ya que se generan importantes conversaciones en el hilo de comentarios:

"En una mujer adulta es normal tener entre 3 y 4 abortos a lo largo de su vida, pero nadie habla de ello porque sienten vergüenza, como si hubieran fallado. Es algo normal, nos pasa a todas", contó a Motherboard. 

El contrapunto de esta cuenta de Instagram lo ofrecen, precisamente, las fotos de la vida familiar de esta científica.

Nicole es madre de tiene dos niñas y tiene un marido guapo que también parece simpático. Con total naturalidad, la mamá intercala fotografías de amor hogareño con imágenes de sesos y metástasis.

Puede que, simplemente, ella haya aceptado que la muerte forma parte de la vida. Y que todo lo que está fuera una vez salió de dentro.

Todo el mundo debería estar interesado en lo que ocurre dentro de nuestro cuerpo




share