PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Reflejos de una realidad podrida

H

 

Una enmienda a la totalidad del circo político, en 20 ilustraciones sencillas

Luis M. Rodríguez

02 Marzo 2015 05:59

Poner el telediario y sentir un riacho de asco y rabia quemando en el pecho. Coger un periódico y caer preso de un ataque de risa histérica por algo que, de tan dolorosamente real, parece una mala broma del destino. Leer esta o aquella noticia de la actualidad política y quedarse plantado en la silla con cara de pasmo. Con esa sensación de sentirnos tontos -de saber que nos toman por tontos-, y además apaleados. Seguro que te ha pasado, porque nos ha pasado a todos.

La realidad es bruta y la vida puta, pero de momento le pongo yo las multas, cantaban 7 Notas 7 Colores. Algo así, pero en su medio, es lo que hace la ilustradora madrileña Yeyei Gómez con las piezas de su serie Naufragio Universal.

Claridad de ideas, trazos suaves, sencillez en las líneas. Palabras, las justas.

Sus viñetas son bofetadas de realidad que nos recuerdan que nos están tomando el pelo. Que los recortes sociales no se reparan con fútbol y telebasura. Que las mentiras que nos llegan a través de pantallas de plasma no son menos mentiras. Que la prensa vende medias verdades, la sociedad sigue siendo orgullosamente sexista, y nuestro destino inmediato es seguir siendo esclavos apáticos del capital, lacayos de los desvaríos de nuestra casta política.

Nada que no sepamos ya. Tampoco nada que debamos perder de vista. No vaya a ser que acabemos, por puro cansancio, dando por bueno lo malo.

Soma para un mundo "feliz".

Mentiras sin derecho a réplica.

El peso de la herencia recibida.

Refrendando el principio de incompetencia de Peter.

El fútbol: pan y circo, pero sin pan.

Dobles raseros en la calle y en los medios.

El valor real de la mujer.

El hedor de un sistema en descomposición.

Somos diferentes, somos iguales.

Las ventajas de invertir en el futuro.

Sueños de libertad que se convierten en cárcel.

Nuevos hábitos, viejos fantasmas.

Los príncipes azules sólo viven en los cuentos y en los barrios altos.

Que no nos amarguen la fiesta nacional.

Habla chucho que no te escucho.

Arder de rabia para no morir de pena.

Esclavos del capital.

Privatitar el beneficio, socializar las deudas.

Nunca es demasiado tarde para despertar de un mal sueño.

Cuando la realidad supera a la ficción, de nada sirve cambiar de canal

share