PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Si sufres desamor, deberías visitar este museo

H

 

Un museo de Zagreb recoge regalos de antiguos amantes para crear el curioso Museo de las Relaciones Rotas

Luna Miguel

31 Marzo 2015 06:00

Cada amor que termina es un cementerio de abrazos.

Lo escribe así el poeta Juan Carlos Mestre, con su voz visionaria y lúcida.

No estoy segura de si el escritor había ideado este verso punzante antes de conocer la historia del Museum of Broken Relationships (Museo de las relaciones rotas), un espacio que desde hace algunos años viene siendo uno de los atractivos más curiosos de Zagreb, en Croacia.

Sin embargo, no me cabe duda de que un museo de tales características también es un verdadero cementerio de horas de amor, de eternas caricias, de besos y de abrazos.

El Museum of Broken Relationships nace de la voluntad de reunir objetos de amores destruidos, de exhibirlos para airear así la rabia, o los corazones rotos, o la profunda tristeza provocada por el adiós.

Enanos que poblaron un jardín de sueños y expectativas truncadas.

Esposas de color fucsia con las que quizá nos fueron infieles.

Ositos acaramelados que nos dieron en la primera cita y de los que, lo cierto, no queremos saber más.

Discos con canciones de amor pegajosas.

Fotografías rotas.

Poemas que memoran aquellos días en los que la pareja era joven y salía a pasear con el sol del verano.

Vestidos de novia que sólo fueron utilizados una vez, y que ahora reposan en un maniquí tímido, a la vista de miles de espectadores.

Obras de arte, prendas de ropa interior.

Simples amuletos que a pesar de todo no quedarán en el olvido pero sí en la memoria de quienes, descorazonados, asistan a este curioso y necesario museo, ya sea para curarse o para decirse a sí mismos que, pase lo que pase, todo va a salir bien.







Cada amor que termina es un cementerio de abrazos



share