Historias

Por qué amamos a las mujeres tatuadas

Un manifiesto poético inspirado por las fotografías de Mai Oltra Llacer

Porque guardan secretos sangrientos con los que luego nos cuentan los episodios más mágicos de nuestra historia.

Porque llenan de colores cálidos y brutos cada una de sus extremidades, como queriendo romper la pureza y la blancura con la que se les solía mirar sólo por ser mujeres.

Porque sus pezones dejan de ser el único trazo de color brillante en un torso de carne, y sus muslos se convierten en columnas antiguas que el espectador habrá de descifrar con cariño.

Porque retan a las cicatrices, porque retan a las enfermedades, porque convierten cualquier mancha en una obra de arte, en un manual de supervivencia, en una medicina más fuerte que el propio amor.

Porque al fin y al cabo son lo que la mujer elige, aquella tinta con la que decidieron contar sus vidas, o ser sexys, o dibujar en sus contornos lo que la naturaleza no les dio, pero que ahora se torna completamente natural.

Porque son un arma de identidad: su arma identidad.

Porque son belleza.

Porque son vida.

Porque les pertenecen, y ahora están tan dentro que nadie podrá arrebatárselos.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar