PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Este brillante corto de animación muestra el mayor riesgo de ligar por internet

H

 

En realidad, Pokemon Go y Tinder no son tan diferentes...

María Yuste

13 Julio 2016 13:24

A medida que las apps de ligue ganan en popularidad, aumentan las probabilidades de acabar quedando con alguien con quien, de otra forma, nunca hubieras coincidido.

Sin embargo, lo que hemos adoptado como un método infalible para conocer gente no es más que una forma de encontrarla. Un juego en el que el objetivo se convierte en obtener una recompensa más que en establecer una conexión auténtica con otro ser humano.

En otras palabras, Pokemon Go y Tinder no son tan diferentes de como pueda parecernos a simple vista...

Vera Babida, una animadora e ilustradora afincada en Australia, lo ha vivido en múltiples ocasiones. Todo empieza de forma inocente: Quedas con alguien del que no sabes mucho, la persona no te convence del todo una vez que la conoces pero, ya que te has tomado las molestias de arreglarte e ir hasta allí... Si puedes sacar algo del encuentro, bienvenido sea.

De este modo, cuando te quieres dar cuenta, te encuentras atrapado en una espiral en la que tener citas se ha convertido en un acto mecánico y sin sentido del que ya no sabes cómo salir.

Exactamente, de todo este gran problema inherente al ligoteo moderno trata su corto de animación There Again (allí otra vez). En él, una chica va quedando con diferentes hombres en lo que parece la misma cita que se repite una y otra vez hasta acabar sumida en una profunda alienación.

Porque, ¿qué puede hacerte sentir más solo que pasar el rato con alguien que parece estar hablando un idioma diferente al tuyo?

El de Vera es un corto de animación tras el que sus dibujos infantiles de colores amables se esconde el más angustiante de los vacíos. Que no te engañe la estética naíf encargada de suavizar las preguntas de cuya respuesta depende nuestra felicidad:

¿Es demasiado tarde para romper el bucle?





share