Historias

Sí, tú vestiste así: la moda masculina más fea de la historia

La ropa es como los ex: con el tiempo, siempre te arrepientes

Has aceptado, sin rechistar, que la moda sea cíclica; tal vez por la comodidad de dejar que sean otros los que decidan cómo tienes que vestirte por las mañanas, o bien porque tienes la esperanza de que esas prendas que guardas al fondo de un cajón puedan volver algún día de entre los muertos.

Sin embargo, olvidas que hay tendencias que te hacen ganarte a pulso eso de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma prenda...

Precisamente, ahora que el pantalón de campana intenta volver para quedarse, es un buen momento para reflexionar.

Porque, ¿de verdad quieres permanecer impasible ante este eterno retorno del espanto? Para evitar descalabros, aquí van algunas de las prendas a las que, definitivamente, deberías negar permanentemente el acceso a tu armario.

Las sandalias más feas de la historia de la humanidad

Entendemos que lo único que quieres en verano sea ir fresco y cómodo pero, en serio, ¿por qué has invertido dinero en esa cosa pudiendo atarte gratis unos cartones a los pies? Desconocemos quién fue la mente brillante detrás de tal diseño, pero te avisamos de que la policía lo busca por crímenes contra la humanidad...

Bermudas de cuadros

Hay que admitirlo, los cuadros son muy socorridos. Una forma sencilla de ir guapo invirtiendo poco tiempo en pensar. Sin embargo, sentimos decirte que SOLO funciona cuando se trata de camisas. Intentar extenderlo también a los pantalones allá por 2007 fue estirar demasiado el chicle. Hasta el punto de que la pompa nos explotó.

Si aún conservas algún par, no lo eches ni a la bolsa de la caridad. Con ese estampado, lo mejor que puedes hacer son unos trapos para limpiar el polvo. O incluso un mantel.

Bermudas, en general

Te da igual la ropa, solo quieres ir cómodo. Aun así, las bermudas no son la solución. Las bermudas, en cualquiera de sus formas, son el equivalente textil de las sandalias más feas de la historia de la humanidad. Lo mismo daría si, en vez de gastarte el dinero, te envolvieras las piernas en papel de embalaje.

Camisetas entalladas con escote en V

¿Por qué? Es lo primero que se me viene a la cabeza cuando pienso en esta tendencia: ¿por qué, Señor? Vale que en las mujeres queda muy bien la ropa boyfriend, como si te hubieran robado los vaqueros o la camiseta, pero resulta que a la inversa no funciona. Llevar más escote que tu novia podría ser una forma de romper roles y estereotipos en la moda. Pero no. Solo es antiestético.

Ropa con las costuras por fuera

En los años dos mil, la máxima en ropa pasó por estar siempre lo más feo posible. Fue por eso por lo que te dejaste una pasta en ropa que pareciera que te la habías puesto del revés. No se te ocurrió darle la vuelta a las prendas que ya tenías. Encima, tus nuevas adquisiciones ni siquiera eran reversibles, o sea que no pudiste seguir usándolas cuando se pasó la moda. De todos modos, algo bueno sí que tuvo aquella tendencia porque te vino de perlas para parecer que ibas de estreno cuando te equivocabas al ponerte la ropa por las mañanas.

Pantalones de lino

Aún no me explico cómo ni por qué la ropa de lino consiguió salir de Ibiza y extenderse por toda la península ibérica con esa facilidad. Admite que, los días en los que se te ocurría combinar pantalón de lino con camiseta de lino, te confundieron con un chamán africano.

Camisas arrugadas

Por la misma época en la que sufrimos la invasión de la ropa al revés, sufrimos también la invasión de la camisa que, más que parecer que no la habías planchado nunca, parecía que la habías planchado aposta intentando dejarle arrugas. Una combinación mortal cuando, además, rematabas el modelito levantándote el cuello a lo mafias.

Sí, tú fuiste ese.

Dobladillo del pantalón remangado

Baja la vista. Mírate los bajos de tus propios pantalones pitillo. Llevarlos como si vinieras de pescar cangrejos te parece ahora mismo lo más, aunque tampoco sabes muy bien por qué. Espérate unos años, porque los dobladillos del pantalón remangados de ahora son los cuellos levantados del futuro.

Ante la duda: pantalones vaqueros y camiseta blanca

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar