Historias

Nacieron de una misma célula pero no se conocieron hasta 25 años después

Samantha y Anaïs nacieron en Corea del Sur. Tras vivir 9 meses juntas en el útero de su madre fueron separadas y dadas en adopción sin que sus familias supieran de la existencia de la otra

De niña, Anaïs Bordier se sentía sola. No porque no tuviera a nadie con quien jugar y pasar el rato sino porque era, precisamente, la presencia de otros niños lo que la hacía sentirse así.

Prefería estar sola sin que nadie, ni ella misma, pudiera entender el porqué.

Dos décadas después, en diciembre de 2012, recibiría un mensaje que, inesperadamente, explicaría aquel sentimiento infantil de vacío.

El remitente era un amigo de Anaïs quien, viendo un corto humorístico en el canal de YouTube de KevJumba, se había dado cuenta de que una de las actrices se parecía demasiado a ella.

Su doppelgänger se llamaba Samantha Futerman, era estadounidense y unos años antes había actuado en el blockbuster Memorias de una Geisha. Aquellas fueron algunas de las cosas que Anaïs descubrió cuando, asombrada por el parecido, escribió su nombre en Google.

Sin embargo, lo más extraño de todo fue leer que Samantha, además de ser adoptada como ella, había nacido el mismo día y en el mismo lugar que Anaïs (Seúl).

Intenta, por un momento, imaginar la situación.

Imagina que un día te sientes solo y al siguiente alguien te dice que, en la otra punta del mundo, existe alguien idéntico a ti. Tanto que es probable que, en algún momento, hubierais podido ser la misma célula.

Imagina que, por mucho que estés físicamente solo, nunca más vas a volver a sentirte solo.

"Descubrir que tienes una gemela es como que te regalen un coche por navidad o algo totalmente inesperado".

Loading the player...

Cuando Samantha recibió el mensaje de Anaïs y vio su foto de perfil pensó que se trataba de una foto suya y que quien le escribía era una fan. Sin embargo, cuando comprobó que Anaïs no era ni una admiradora ni un catfish, supo de repente que era su gemela. “Era demasiado loco para no ser cierto”.

Cuando Samantha y Anaïs le hablaban de su intuición a otra persona y le enseñaban la foto de la otra, todo el mundo apoyaba su teoría. El hecho de que nadie las llamara “locas” y pensaran que aquella idea no era nada descabellada les daba confianza. Aunque todavía tenían que comprobarlo mediante una prueba de ADN.

La ilusión que les recorría el cuerpo era tan potente que el chasco, si el resultado daba negativo, podía ser mayúsculo.

Entonces, a Samantha se le ocurrió empezar a documentar todo el proceso: desde la primera vez que se vieron por Skype hasta el día que se conocen en persona. Pasando por el momento exacto en el que les confirman que, efectivamente, vivieron juntas en el útero de su madre biológica durante nueve meses y son hermanas gemelas.

Cuando le pregunto a Samantha, vía e-mail, que si el hecho de haber grabado el proceso se correspondía con una especie de mecanismo de defensa con el que mitigar una posible decepción, me dice que no:

“Solo queríamos compartir la intensidad que se estaba abriendo paso en nuestras vidas. Resultó ser terapéutico, sí, aunque esa no era la razón principal. En realidad, empecé a grabar solo para recordarlo”.

Sin embargo, aquel metraje acabó convirtiéndose en Twinster. El documental con el que Samantha nos ha dejado presenciar la más bella historia de amor de los últimos tiempos.

En aquellos momentos, Anaïs, que había crecido en París, se encontraba residiendo en Londres, donde estudiaba moda. Por su lado, Samantha, vivía en Los Ángeles, donde perseguía su sueño de ser actriz.

Sus ganas de conocerse tuvieron que esperar. Mientras, se escribían a todas horas del día por chat. Comentaban hasta el más mínimo detalle de sus vidas. Pasaban horas delante de la cámara aguantándose las ganas de ir al baño con tal de no volver a separarse la una de la de otra.

Hasta organizaban fiestas con amigos frente al ordenador pretendiendo estar en la misma habitación.

“El día que nos conocimos estaba muchísimo más nerviosa que antes de una cita”.

Aunque a día de hoy sigue separándolas un océano, su objetivo en la vida es pasar el mayor tiempo posible juntas.

Así es no volver a sentirse solo en la vida

https://www.youtube.com/watch?v=Y72med6m7ho

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar