Historias

10 claves para entender por qué la ropa que llevas ampara la desigualdad

La moda mueve tres billones de dólares al año en todo el mundo, sin embargo, el reparto es tremendamente asimétrico

La de la moda es una industria de baja catadura moral. Y no solo por la frivolidad que se le presupone.

Hay excepciones, por supuesto, pero la realidad es que nadie que participe del mundo de la moda no sostenible, empezando por nosotros mismos, está libre de culpa. Así lo ha desgranado la revista Huck en un polémico artículo en el que destapa toda la mugre que la moda esconde bajo la alfombra del glamur.

Los 10 puntos que siguen a continuación nos enseñan por qué la ropa que vestimos nos grita “¡indecentes!” y por qué deberíamos dejar de hacer oídos sordos:

1. La moda, a nivel global, mueve aproximadamente 3 billones de dólares cada año. Sin embargo, Morgan Courrier, coordinador nacional de United Students Against Sweatshop, la organización estudiantil más grande de Estados Unidos, advierte que el mundo de la moda es “extremadamente desigual”.

2. Según Currier, muchas de las marcas más poderosas “ ingresan millones mientras sus trabajadores apenas ganan un par de céntimos por prenda”.

3. La moda es una industria que gravita en torno a la propiedad intelectual puesto que lo que la gente valora son las ideas que la ropa representa, los diseños y las marcas. Hablar de propiedad intelectual y no de producción facilita a las empresas esconder sus ingresos a través de sociedades offshore y no pagar impuestos.

4. Bloomberg ha destapado que Inditex ha evadido impuestos desviando 2 mil millones de dólares a una pequeña empresa subsidiaria que opera en Suiza y Holanda.

5. Los Papeles de Panamá también han revelado que Valentino Garavani, dueño de Valentino, una de las marcas de lujo más prestigiosas del mundo, posee una sociedad offshore para evadir impuestos.

6. Mientras que la manufacturación se desarrolla en países muy pobres, el diseño se lleva a cabo en países ricos, así que, aunque las empresas declararan todo lo que deben, lo harían únicamente en los países en los que tienen lugar el diseño y la venta, no la producción.

7. Aunque Bangladesh produjera 20 mil millones de dólares en ropa para exportar, los beneficios que cada fabrica conseguiría serían relativamente bajos. Lo que significa que Bangladesh saca muy poco dinero que declarar y se queda empobrecido y sin una infraestructura publica que el país necesita desesperadamente.

8. Esta situación afecta, sobre todo, a las mujeres. En Bangladesh conforman el 85-90% de la mano de obra.

9. Por lo que, mientras que las blogueras del primer mundo hacen gala de su buen gusto vistiendo, cuando se pone el foco sobre los impuestos, el tan aparente mundo glamuroso de la moda está dañando seriamente las condiciones de vida de las mujeres en todo del mundo.

10. Morgan Currier sentencia: “Las marcas que ganan miles de millones de dólares a costa del sudor de sus trabajadores tendrían que, al menos, dar algo a cambio. No deberían estar exentas, tienen la responsabilidad, como empresas más ricas del mundo, de intentar reducir la desigualdad.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar