Historias

Estas son las 38 mentiras más ridículas del cine

¡Esto no se lo cree nadie!

Un relámpago y un trueno que suenan a la vez: bienvenido al mundo mágico del cine, donde nunca hay tiempo que perder.

Aquí todo tiene que pasar muy rápido y todo tiene que ser fascinante. Al fin y al cabo, una película tiene que contar una historia de días, meses o incluso años en solo 2 horas.

De manera que aquí te traemos una lista de situaciones más inverosímiles en el cine comercial.

Al puto grano.

1. En el cine jamás cagan.

2. ¿Dormir en absoluta oscuridad? Se descansa mejor con un foco de 500 W en la habitación.

3. Nadie se seca el pelo durante 10 minutos. Nadie se corta las uñas. Nadie limpia la casa el sábado por la mañana.

4. Cuando llamas por teléfono, la otra persona descuelga al primer tono.

5. Cuando descuelgan al otro lado, el que ha llamado jamás hace fórmulas de cortesía como "hola, ¿qué tal?, oye te llamaba porque...". Al puto grano.

6. Si vemos al protagonista mandando un WhatsApp, siempre se lo contestarán en segundos. Y el Óscar al mejor doble check azul es para...

7. Cuando pones la TV, están justo las noticias hablando de algo que te ha pasado a ti.

8. ¿Para qué cerrar la puerta de casa con llave al salir?

9. Conducir sin mirar hacia adelante el 80% del tiempo.

10. ¿Problemas para aparcar el coche? No hay películas en las que el protagonista pase 17 minutos dando vueltas a la manzana intentando encontrar sitio.

11. Siempre, siempre, siempre, pase lo que pase, tiene que haber una historia de amor. Da igual si es drama, comedia o thriller, siempre habrá un chico y una chica que se gusten.

12. En cada oficina de trabajo hay romance y sexo latente. Venga, hombre.

13. Tensión sexual en sitios insospechados. Tensión sexual pidiendo un café de mierda para llevar.

14. Personajes que viven del aire, como de una Renta Básica rara. ¿ En qué y cuándo trabajan los protagonistas de casi todas las historias?

15. Aun así, viven en pisos muy buenos. Si la casa no es grande, es un loft en pleno centro de una ciudad apasionante.

16. Problemas sentimentales everywhere. Nadie tiene una jodida relación normal. Siempre hay una relación complicada, o destrozada, o recién comenzada, o acabada, o intermitente, o tormentosa, alguien huyendo de una relación o alguien deseando una relación. Los guionistas dicen que así es la vida, pero en realidad es un truquito para ir al corazón del espectador. Vamos, a la recaudación en taquilla.

17. Actor o actriz guapos, o como mínimo atractivos. Da igual si van en misión espacial a Marte o si son politoxicómanos desquiciados.

18. Da igual que chico y chica hayan estado jugando a Sodoma y Gomorra toda la noche. Por la mañana ella se tapará pudorosamente con ropa del chico o con una cortina.

19. Sexo salvaje entre semana. Así hay excusa para que uno de los dos se despierte antes que el otro para ir a trabajar y pueda dejarle una notita que de vidilla al guión.

20. Si una chica es fea, es por las gafas o porque lleva el pelo recogido como una monja. Vas a flipar cuando se desmelene. Ya, seguro.

21. Si un chico es feo, es un genio de algo. O sea, que pasa a no ser feo.

22. Si la chica llama al chico mientras este se está afeitando, el chico simplemente se seca la espuma con la toalla y va con ella. Ya habrá tiempo otro día para afeitarse el otro lado de la cara.

23. Toda mujer embarazada dará a luz antes de que acabe la película.

24. Dará a luz maquillada por un profesional.

25. La policía gritando "¡deténgase!". Seguro que alguien que está huyendo porque acaba de matar a tres personas va a detenerse porque se lo pidan.

26. Huir por donde haya más gente. Cuando en el cine hay una persecución, tiene que ser siempre en la avenida principal cuando todo el mundo está de compras. Si no, no vale.

27. Empujar a la gente por la calle y no jugarte una hostia.

28. El suicida que está mareando la perdiz toda la película. Tiene que dar tiempo a que le hagan ver la luz.

29. El asesino tiene una mente maravillosamente compleja. El delito es siempre sexy. Aquí nadie roba melones para comer.

30. En las películas los viejos solo están para tres cosas: a) dar lecciones de vida, b) descubrir de repente que quieren hacer algo cool y c) morirse después de dar lecciones de vida.

31. Si alguien cita algún verso de la Biblia que absolutamente nadie conoce, aparece un interlocutor que completa la frase y añade versículo, capítulo y autor. También vale para cualquier poema. Suelen ser súper profundos, hablan de cosas de vivir y morir y toda esa movida.

32. En los bares y restaurantes, siempre hay sitio. El camarero nunca interrumpe la conversación. Tampoco se equivoca nunca de plato.

33. La típica pelea de bar a la que todo el mundo se une. Pues no, cuando en la vida real alguien se pelea, suele durar lo que tardan en separarlos.

34. Si hay una pelea de uno contra todos, los todos van esperando su turno contra el uno.

35. Puñetazos que suenan como tirar un filete crudo contra la pared. Quien ha recibido un puñetazo sabe que el único sonido que hay es el de tus neuronas jugando al corro de la patata.

36. Toda persona con problemas mentales o es creativa o es clave en la historia. Ninguna está jodida encerrada en su casa mientras se autodestruye.

37. El secundario negro. El secundario gay. El secundario gordo. El secundario idiota.

38. Muerte. Todo el rato. De lo que sea. La gente en la vida real, por fortuna, se muere con más calma.

Fin

P.D. En el tiempo que has tardado en leer este artículo, en una película una pareja se habría mirado con ganas de mantener relaciones sexuales, un personaje secundario habría conocido que tiene una enfermedad terminal y una maestra habría descubierto que un alumno suyo es un puto repelente porque es superdotado.

¿Nos gusta el cine porque no habla de nuestras vidas?

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar