Historias

Este joven alemán quiere pagarte un sueldo por el mero hecho de existir

El proyecto Mein Grundeinkommen experimenta con la renta básica a través del crowdfunding. Tú puedes ser el próximo en beneficiarte de su idea

¿Qué harías con tus días si no tuvieras que preocuparte por trabajar en algo que no te llena, o incluso detestas, simplemente para juntar el dinero necesario para sobrevivir? ¿Cómo cambiaría tu vida si tuvieras tus gastos básicos cubiertos por el simple hecho de existir?

La plataforma Mein Grundeinkommen quiere generar respuestas para esas preguntas. ¿Cómo? Regalando dinero para que la gente pueda experimentar en carne propia lo que sería contar con una Renta Básica Universal. Es decir, una asignación monetaria incondicional para toda la población, un dinero mínimo garantizado que sabes que llegará a tu cuenta cada mes independientemente de la que sea tu contribución al sistema.

Detrás de la plataforma se encuentra el joven berlinés Michael Bohmeyer. Desde principios de 2014, él mismo recibe una especie de ingreso básico incondicional gracias a su participación en una compañía de internet que cofundó hace años y de la que ya no es trabajador activo. "Aquello cambió mi vida mucho y para mejor  ", explica Micha. " Me preguntaba si otra gente experimentaría ese cambio de la misma manera, y pensé: ¡La gente debe probarlo!".

Recibir un ingreso mensual incondicional cambió mi vida mucho y para mejor. Me sentí libre, sin preocupaciones existenciales y lleno de ideas

                                                                                Michael Bohmeyer

Probarlo. Probar a vivir sin la preocupación de no llegar a fin de mes. Probar a vivir ajeno a esa disyuntiva de tener que elegir siempre entre dinero y tiempo, como si ambas cosas fueran excluyentes, lujos incompatibles. Poder concentrar tus energías en actividades que consideras valiosas, independientemente del que sea su rendimiento económico. Micha estaba ahí, se lo había ganado, pero ¿cómo hacer posible esa misma situación para otros?

"La única cuestión era: ¿de dónde saco el dinero? Un buen día me vino a la cabeza la idea más evidente: crowdfunding".

Mecenas del bienestar ajeno

"Hasta el momento sólo hay discusiones teóricas eternas sobre la renta básica", nos cuenta Helwig Fenner, mánager del proyecto. "Con Mein Grundeinkommen existen experiencias prácticas para ver el impacto que un ingreso básico incondicional tiene sobre la gente. Queremos dejar hablar a las personas que tienen la renta básica".

Mein Grundeinkommen lleva año y medio convirtiendo la "utopía" de la Renta Básica Universal en una realidad palpable a pequeña escala. Lo que nació como un pequeño experimento, cuenta ya con más de 60.000 usuarios y vínculos a nivel internacional.

Desde el lanzamiento de la plataforma, un grupo de unos 20.000 partidarios de la renta básica ha financiado un ingreso básico de 1.000 euros mensuales durante un año a una docena de afortunados elegidos por sorteo. Su aspiración es llegar a la cifra de 100 perceptores antes de final de 2015.

                               El equipo de Mien Grundeinkommen en su cuartel berlinés

"Nuestro objetivo último es que todo el mundo en Alemania conozca a otras personas que conocen a alguien que haya tenido o tenga una renta básica. Con el tiempo, eso será relevante a la hora de votar y por lo tanto de interés para la política nacional. Con una financiación basada en el consumo —por ejemplo, con el respaldo de una gran cadena de tiendas—, creemos que podemos llegar a esa situación de aquí a 3 años".

Uno de nuestros perceptores ha dejado su trabajo en un call center para iniciar un trabajo más significativo como educador. Está la familia que se puede permitir vivir de una manera algo más relajada, y está el asalariado que ha decidido montar un 'makerspace' para niños y adolescentes.

A día de hoy, Mein Grundeinkommen se financia a través de cuatro vías. La principal es el crowdfunding, las aportaciones desinteresadas de gente que siente afinidad por el proyecto. Está la CrowdCard, una tarjeta de consumo de tipo 'payback' de la que han repartido 10.000 copias entre sus simpatizantes. La tercera vía es la CrowdBar, una aplicación gratuita que instalas en tu navegador y que hace que Mein Grundeinkommen reciba una comisión cada vez que tú haces compras online. La cuarta y más reciente, un refresco de cola de marca blanca ideado para crear conciencia. Todo suma.

En busca de una masa crítica

Alrededor de estas herramientas, Mein Grundeinkommen ha reunido a un grupo heterogéneo de personas dispuestas a donar dinero para que un extraño pueda disfrutar de una renta básica incondicional. Hoy por ti, mañana por mí.

"El grupo más numeroso es bastante joven, experto en internet, Generación Y, pero el apoyo nos llega desde todos los estratos", nos cuenta Helwig.

"Hay familias y padres solteros que sufren por la presión económica y tienen muy poco tiempo para sus hijos. Personas mayores que tienen miedo de verse con pensiones demasiado pequeñas. Desempleados que sólo ven trabajos sin sentido y mal pagados como única perspectiva. Gente adinerada que reconoce que la riqueza debería estar mejor repartida. Hay empresarios, gente interesada en política, gente activa en la protección del medio ambiente, y personas que intuyen que no se puede seguir confiando en el capitalismo".

Estudios realizados sobre algunas de las experiencias piloto que se han llevado a cabo sugieren que la renta básica traería beneficios en materia de motivación, creatividad y productividad.

Cada vez que Mein Grundeinkommen consigue recaudar 12.000 euros, se procede al sorteo de una renta básica de un año entre los usuarios que se registran para optar a ella. En contra de lo que se podría esperar, son más los que están dispuestos a dar que aquellos que sólo esperan recibir.

"Aunque no hay existe ninguna obligación de donar y todo el mundo puede tomar parte en el proyecto, lo cierto es que hay más donantes que gente que participa en los sorteos".

                                CrowdCard, una manera de contribuir sin rascarse el bolsillo

El modelo de Mein Grundeinkommen ha llamado la atención dentro y fuera de Alemania. Helwig nos cuenta que están en conversaciones con un grupo de jóvenes de Barcelona interesados en montar, con su ayuda, una versión española de la plataforma. Los frutos aún tardarán unos meses en llegar.

"El código fuente de la página es código abierto. Ponemos nuestra experiencia a disposición de quien la quiera, para ayudar en la programación y en la parte gráfica. Ya existe una iniciativa en los Países Bajos inspirada en la nuestra. Actualmente estamos en contacto con iniciativas españolas y estadounidenses, pero son muchos más los países desde los que nos llegan preguntas".

Intentamos traer un mayor un mayor entendimiento al discurso sobre la renta básica, sin cometer el error de solamente posicionarnos

De la misma manera que el norteamericano Scott Santens, Bohmeyer y su equipo han encontrado en el crowdfunding una vía para experimentar con los beneficios de la renta básica a nivel individual. Beneficios que podrían resumirse en esta frase de Micha: "Me sentí más libre, sin preocupaciones existenciales y lleno de ideas".

Y no, eso no quiere decir vivir sin trabajar. Se trata de trabajar distinto, para vivir mejor.

"La gente dice, 'Claro que yo continuaría trabajando si recibiera un ingreso básico, pero los otros no'. Ahí es donde quiero empezar", cuenta Micha en una vieja entrevista. "Quiero mostrar que casi todo el mundo haría algo útil con su vida si recibieran un ingreso incondicional. La gente quiere contribuir. Simplemente tienes que dejarles".

¿Cuánto cuesta acabar con la angustia vital de una persona?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar