Historias

¿Y si todos los matrimonios tuvieran un período de prueba de dos años?

Los matrimonios temporales, una idea al alza

“Hasta que la muerte nos separe” es una frase inexorablemente unida a la idea de matrimonio.

¿Pero debería seguir siendo así?, ¿tiene sentido que el matrimonio siga entendiéndose únicamente como una unión para toda la vida?

Para Vicki Larson, co-autora del libro The New I Do: Reshaping Marriage for Skeptics, Realists and Rebels, la respuesta es clara: no.

En una columna publicada en Aeon, Larson defiende que ha llegado el momento de repensar lo que debe significar el matrimonio en la actualidad.

Tal y como explica Larson, los matrimonios temporales no son algo nuevo, sino que han sido practicados durante siglos por distintas culturas: desde Pueblos indígenas del Perú en los Andes a la Indonesia del siglo XV pasando por el mundo islámico.

Pero puede que, ahora, nuestra cultura esté preparada para adoptarlo.

Período de prueba

El pasado año, una encuesta realizada por USA Network reveló un dato sorprendente. El 43% de los millennials afirmaba que apoyaba la idea de un modelo de matrimonio que incluyera un período de prueba de dos años, tras los cuáles la unión podría formalizarse o disolverse sin necesidad de un proceso de divorcio o de papeleo.

Puede parecer una idea chocante. Pero es perfectamente coherente con nuestra manera de entender la vida.

En una generación alérgica al compromiso y superada por el exceso de posibilidades, la idea de los matrimonios temporales cobra más sentido que nunca. Un matrimonio temporal no significa no creer en la posibilidad de un amor para siempre, sino el intento de estar seguro de ello.

Así lo explicaba escribía Jessica Bennet en Time: “Para una generación criada en la tecnología, abrumada por un exceso de opciones, opiniones y el constante miedo a perderse cosas, probar el matrimonio como quién pone a prueba un nombre de usuario es simplemente... lógico, ¿no?”.

Larson argumenta que, mientras que el “hasta que la muerte nos separe” tenía pleno sentido cuando la esperanza de vida de las personas era dramáticamente inferior, o cuando muchas mujeres morían dando a luz, o cuando los hombres necesitaban que las mujeres cocinaran y las mujeres necesitaban a los hombres para tener una seguridad financiera, nada de esto puede aplicarse a nuestra vida actual.

El problema no es tanto el matrimonio, sino que el éxito del mismo esté basado en su longevidad. De hecho, esa misma encuesta de USA Network también indicaba que el 56 por ciento de mujeres y hombres creen que un matrimonio puede ser exitoso aunque no dure para siempre.

Para Larson, el "hasta que la muerte nos separe" tenía sentido cuando la esperanza de vida de las personas era inferior, o cuando muchas mujeres morían dando a luz, o cuando las mujeres necesitabna a los hombres para disponer de una seguridad financiera, pero nada de esto se aplica a nuestra vida actual

Otro estudio reciente, en este caso a cargo del centro de investigaciones Pew, reveló que el 69% de millennials solteros quiere casarse.

Quizá es que, ante tantas opciones, solo necesitamos un poco más de tiempo para escoger la adecuada.

Quizá es que respetamos tanto el matrimonio que queremos asegurarnos que dure para siempre.

La paradoja es que esto podría significar vivir en un período de prueba eterno.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar