Historias

El jefe que fotografió la infidelidad con su secretaria

Günter y Margret, Margret y Günter

Año 2000. Un apartamento en Colonia, Alemania. Alguien encuentra una vieja maleta repleta de fotografías de una misma mujer. También hay cartas, recibos, facturas; parece contener todas las pruebas necesarias para demostrar una infidelidad. Solo que, al parecer, fueron aportadas por el mismo culpable. 

30 años después de que Günter K, de 39 años, y su secretaria Margret, de 24, iniciaran una relación, la maleta que contenía todos sus secretos fue descubierta. Su adulterio se hizo público en forma de libro y recientemente fue convertido en una exposición en Nueva York. 

Abrimos la maleta.

1. Alemania, Mayo de 1969.

Empieza la revolución sexual. Aparecen las píldoras anticonceptivas y la vida pasado del blanco y negro al color. Günter, un hombre de negocios casado, decide dar rienda suelta a la atracción que siente por su secretaria Margret. Ella también siente lo mismo y también está casada.

Günter decide comprar su primer carrete a color y llevar a Margret a un hotel de las afueras de la ciudad. Magret se muestra tímida.

2. El contable del sexo

Cuando está a solas, Günter escribe a máquina sobre unas fichas de papel. Deja constancia de los lugares donde Margret y él escapan cada fin de semana. También empieza a apuntar todas las veces que tienen sexo furtivo. Günter es un contable meticuloso del sexo.

Miércoles, 12 de agosto de 1970. 17-18.15. Una vez. Empieza su menstruación (tampón). Empieza la fiesta de todos modos.

Martes, 18 de agosto de 1970. 15.15-15.20. Silla amarilla enfrente del acuario (sentados). Una vez.

3. Mechones y cigarros

Margret se ha quitado las gafas y ha empezado a fumar. Se está convirtiendo en una mujer sofisticada. Ha cambiado su peinado y muestra mucha más seguridad. A Günter le gusta su transformación y quiere que vaya a más.

Hace fotos de su amante mientras está en el baño, cuando se cambia de ropa, cuando come. Sin que se haya dado cuenta, ha cortado un mechón de su pelo de su musa.

4. "La otra" es la esposa

Günter cada vez se gasta más dinero en Margret, le compra joyas y mucha ropa, la hace posar con cada nueva adquisición.

Ella "se deja cuidar" mientras acumula un inmenso registro de toda su actividad, desde facturas de hotel hasta tickets del almuerzo. 

Un lunes 7 de septiembre de 1970, la mujer de Günter, Leni, irrumpe en la oficina.

A la hora de comer Leni le dice a Margret: Madame, usted es un personaje secundario, está interrumpiendo un buen matrimonio.

Al día siguiente, Günter escribe esto.

Hacia las 10 de la mañana Margret me dice: "¿Vas a pasar por alto el insulto de tu mujer? Se acabó el sexo, puedes follarte a tu propia esposa. Hagas lo que hagas, no te permito volver a follarme". Más tarde mi esposa se disculpa con Margret durante el almuerzo.

Por la tarde Günter y Margret vuelven a hacer el amor en la oficina.  

Todo está bien otra vez.

5. Clítoris bajo control

Las notas de Günter se vuelven cada vez más obsesivas. Su mujer tolera su infidelidad y Margret empieza a notar demasiada presión. Günter es su jefe, su amante, todo: lo que en un principio era un juego de libertad ahora significa control. Incluso guarda el blíster de sus pastillas anticonceptivas.  

A la una de la madrugada jugué con su clítoris hasta que se corrió. A las 5 de la tarde volvimos al escondite. Llevaba un vestido blanco y azul con botas. Después de tomar una copa se quitó el vestido y se puso el que yo le había dado. Le quedaba perfecto. Saqué fotos del vestido. Después fuimos a la cama, los dos desnudos. Lamí sus pechos, acaricié su pubis hasta que se corrió. Primero en una posición normal, después en una especial. Fue increíble.

6. Aborto y vestido de satén

Margret se queda embarazada a pesar de las pastillas. Por tercera vez en su vida se ve obligada a abortar de forma ilegal.

Günter le compra un vestido rosa de satén.

Cuando se recupera de la intervención, Günter la lleva a un parador. Pero una noticia rompe la calma de la pareja: Lothar, el marido de Margret, ha tenido un accidente de tráfico y ha matado a un ciclista.

Entonces el diario de Günter se detiene por un tiempo y aparecen nuevos nombres de mujer: Gisela y Ursula.

Para no hacer sospechar a su marido, Margret pidió a Günter que se acostara con otras mujeres. Él describe a Gisela como "sexualmente hambrienta" y a Margret como "extremadamente celosa".

7. La maleta se cierra

Estás enamorado, no vayas con ella, Günter, por favor no vayas con Ursula, no con ella. Yo me matuve inmóvil y Margret salió del coche.

Günter condujo hasta encontrarse con Ursula y más tarde volvió a escribir:

Esta misma noche Margret se ha peleado con su marido y le ha pedido el divorcio.

En la maleta se encontró una última nota. Günter describía con detalle cómo él y Margret hacían el amor.   

La revolución sexual sólo era para los hombres

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar