Historias

Estos niños han logrado un contrato millonario con un solo vídeo de YouTube

¿Son Unlocking The Truth los salvadores del heavy-metal?

El pasado verano, tres niños se plantaron en una esquina de Times Square, en Nueva York, para tocar música y ganarse unas monedas. Grabaron su actuación y la subieron a YouTube. El vídeo se volvió viral, alcanzando más de un millón de visionados. Entre las personas que lo vieron estaba un ejecutivo de Sony, que se puso en contacto con la banda. A principios de julio de este año, los niños firmaban un contrato con la discográfica por valor de 1.4 millones de euros.

Hasta la fecha, esta es la historia de Unlocking The Truth, un trío de heavy-metal de Brooklyn formado por el batería Jarad Dawkins, de 12 años, el guitarrista Malcolm Brickhouse, de 13 años y el bajista Alec Atkins, de 13 años. Sin haber grabado una sola canción se han convertido en la banda de rock más joven de la historia en firmar por Sony. De hecho, hasta hace poco, ninguno de ellos ni siquiera sabía cantar. Sin embargo, al sello no parece importarle. Sabe que tiene un diamante entre manos. Ahora es cuestión de que el marketing se encargue de pulirlo.

Lo cierto es que sus peculiaridades no acaban en su precocidad. Que niños pre-adolescentes formen una banda de metal no es habitual. Y que esos niños sean afro-americanos, aún menos.

Afro-americanos y heavyatas

Brickhouse y Atkins se conocieron en pre-escolar a la edad de 4 años; a Dawkins le conocieron un par de años después en una fiesta de cumpleaños. Cuando tenían 6 años, descubrieron el heavy-metal viendo series anime como Naruto y en los combates de lucha libre WWE a los que el padre de Brickhouse les llevaba. Él fue quién les compró instrumentos en Toys 'R' Us y quién les enseñó a hacer versiones de Linkin' Park. Luego se hicieron fans de Metallica. Por entonces, ya habían empezado a componer su propio material.

A medida que las visitas de YouTube aumentaban, los medios empezaron a fijarse en ellos. El pasado septiembre, la revista Spin les dedicó un extenso perfil que captó la atención del productor ejecutivo Alan Sacks, que trabajó con los Jonas Brothers y en diversas series para Disney Channel. Tal y como recuerda en Businesweek, Sacks tuvo una revelación. “¿Tres niños afro-americanos en una banda de metal? Que gran idea para un programa de tele. Disney me lo compraría en un segundo”, pensó entonces. A la semana siguiente viajó a Nueva York y se convirtió en el manager de la banda.

Cuando Sacks conoció a los chicos en Brooklyn, sin embargo, se dio cuenta de su potencial iba mucho más allá de Disney. Lo que de verdad necesitaban es convertirse en una banda por derecho propio. Consiguió que fuesen teloneros de Guns N' Roses y que actuaran en salas como Webster Hall. Y entonces llegó la llamada de Sony. En febrero, Sacks y los chicos volaron a Los Angeles para participar en un casting para unirse a Cherry Party, el nuevo sello de la discográfica. Fueron fichados tras interpretar únicamente dos canciones. “No tenía pensado hacer negocios con niños. Pero eran tan carismáticos, tan sabios”, decía recientemente Jolene Cherry, fundadora del sello, al New York Times.

Sony les ofreció un avance de 45.000 euros, además de un 16% de los royalties de su primer disco. 245.000 euros por el segundo, 300.000 por el tercero, 340.000 por el cuarto y 415.000 por el quinto. Pero estas mareantes cifras tienen truco: solo recibirían el dinero en el caso que su primer disco venda más de 250.000 copias. Estas cifras son prácticamente inasumibles para una banda de heavy-metal, un estilo que ya no goza de la popularidad de antaño. Actualmente, pocos grupos de rock podrían vender tanto. Tal y como señala Businessweek, el último lanzamiento del legendario grupo británico Judas Priest, con 40 años de carrera y 17 álbumes a sus espaldas, solo vendió 33.000 copias. Es una quinta parte de lo que deberían vender Unlocking The Truth.

¿Salvadores del heavy o simple curiosidad?

Sin embargo, si hay alguien capaz de revertir la situación actual del heavy son ellos. “Queremos devolver al heavy donde estaba en los ochenta. No queremos cambiar nuestro estilo y hacer pop o rap”, ha dicho Atkins al NY Times . Tienen la determinación. Y también el talento. “Estaba andando por Broadway y escuché esta música, y cuando me acerqué vi a estos chavales tocando, y estaban tocando metal, pero con un extra de groove. Era increíble. No podía creer que lo que estaba viendo y oyendo”, dijo el productor Steve Jordan —que ha trabajado con Stevie Wonder, Eric Clapton, Keith Richards y Bob Dylan, entre muchos otros— a Spin.

Desde que firmaron el contrato con Sony, la banda ha seguido consolidándose. Han sido teloneros de Queens of the Stone Age, han tocado en Coachella y en agosto tocaran en el Heavy Montréal Festival compartiendo cartel con sus ídolos Metallica. Y todo ello sin haber publicado una sola canción. La pregunta es si toda esta atención es fruto únicamente de su talento o si responde simplemente a la curiosidad de ver a unos adolescentes negros que hacen metal, un género en el que los afro-americanos son una excepción.

“Ese es el temor: no quieres que te perciban simplemente como una novedad. La novedad es que son tan jóvenes, y tan buenos. Pero más tarde o más pronto, tendrán 18 y 19 años, con dos discos en su haber, y ya no serán una novedad”, admite el productor Johnny K, que actualmente trabaja en el primer EP de la banda, al NY Times.

El mayor reto al que se enfrenta Unlocking The Truth es mantener el equilibro: por un lado, entre su talento y su condición de rareza; por el otro, entre el marketing y la música. Pese a que es obvio que distan mucho del prototipo de boyband, algunas de las estrategias de promoción que están utilizando hacen pensar en esta clase de productos pre-fabricados. El próximo año, publicarán su primer libro, unas “memorias” en las que relatan su ascenso a la fama. Teniendo en cuenta que tienen 12 años y que su fama actual es una ínfima parte de la quieren alcanzar, el libro suena a simple herramienta de mercadotecnia.

En lo musical ocurre algo parecido. Su habilidad para la interpretación es indiscutible. Pero no es lo mismo hacer versiones que escribir canciones. El próximo otoño publicarán su primer EP, que empezará a incorporar más vocales que sus anteriores composiciones instrumentales. La inclusión de voces en su música, sin embargo, requiere paciencia. ¿El motivo? Su tono vocal todavía no tiene la fuerza y gravedad suficiente como para acompañar a los pesados riffs que tocan.

Este último detalle es otra de las paradojas que rodean al grupo. Y no será hasta que se resuelvan que sabremos si realmente estamos ante los salvadores del heavy-metal o ante el enésimo producto engendrado por el insaciable apetito por la novedad y la extravagancia que nos ha inculcado Internet.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar