Historias

La locura del poder: rarezas extremas de dictadores desquiciados

Un greatest hits de excentricidades, manías, ideas peregrinas o directamente locuras de algunos de los dictadores más conocidos

Imagina que no tienes ni dinero ni poder y haces cosas muy raras: eres un loco, un colgado, te falta un tornillo, no estás bien.

Imagina ahora que tienes mucho dinero y sobre todo mucho, mucho poder. Y que tienes ideas peregrinas, ocurrencias chifladas, costumbres bizarras, manías muy WTF. Entonces eres un excéntrico.

La seguridad que da el poder les ofreció a algunos de los mayores dictadores del mundo la oportunidad de dejarnos un catálogo de majaderías que exploramos a continuación. Algunas son totalmente ciertas y documentadas, otras quedarán para siempre en el limbo de la rumorología.

Cuidado, porque en estas cabezas no hay nadie al volante. Cuenta atrás:

13. A Saddam Hussein (Iraq, 1979-2003) se le ocurrió una cosa para celebrar su 60º cumpleaños: que le sacaran 27 litros de sangre para escribir con ellos un Corán de 600 páginas.

12. ¿Lavarse los dientes es un coñazo? Algo así debía pensar Mao Tse-Tung, capo de China desde 1949 a 1976. Al parecer, nunca se lavó los piños.

11. Francisco Macías fue el primer presidente de Guinea Ecuatorial, entre 1968 y 1979. Entre sus logros, destruir sus barcos (y con ellos la pesca, claro) para que la población no pudiera huir, y prohibir la palabra “intelectual”.

10. Robert Mugabe gobierna Zimbabue desde 1987. Dice de sí mismo que es el Hitler actual. De hecho, lleva un bigotillo aún más ridículo que el del nazi. Sigue en el poder.

9. Nicolae Ceaușescu se ponía un traje diferente cada día. Más que por vanidad, por paranoia de ser envenenado a través de la ropa. Prohibió el juego Scrabble por subversivo y fue el presidente de Rumanía de 1967 a 1989.

8. Ne Win, cabeza del estado en Birmania entre 1962 y 1981, se bañaba en sangre de delfines porque creía que le mantenía joven. Cuidado, porque murió con 91 años.

7. Cuando se inició una rebelión que acabó en 2011 con el régimen que Muamar Gadafi mantenía desde 1969 en Libia, éste dijo que el origen de las revueltas estaba en que alguien había puesto alucinógenos en el Nescafé de los jóvenes. Entre los hits de Gadafi está pedir la desaparición de Suiza: quería que ese territorio se lo repartieran Francia, Italia y Alemania. Además se cuenta que su Guardia Amazónica estaba compuesta por mujeres guerreras vírgenes.

6. Pol Pot gobernó Camboya entre 1975 y 1979. Llevar gafas era suficiente para ser sospechoso. Y posiblemente ejecutado.

5. Idi Amin (Uganda, 1971-1979) tiene mil leyendas a su alrededor. Nos quedamos con las cartas de amor que le mandó a la Reina de Inglaterra tratando de conquistarla. Y con el hecho de que se autodenominaba "Su Excelencia el Presidente vitalicio, Mariscal de campo alhaji, Doctor Señor de todas las bestias de la tierra y peces del mar y Conquistador del Imperio Británico en África en general y en Uganda en particular”: eso es SWAG.

4. Un ratito nada más, de 1944 a 1985, estuvo Enver Hoxha al frente de Albania. Prohibió las barbas por ser contrarrevolucionarias. Se ve que no le habían pasado ninguna foto de Marx o Engels. También le gustaban los espacios cómodos: mandó construir más de 700.000 búnkers por si acaso alguien invadía un país con una población de menos de 3 millones de habitantes. A 4 personas por búnker.

3. Saparmurat Niyazov cambió el nombre del pan por el de su madre. Sí, sí, para pedir o nombrar el pan, un habitante de Turkmenistán debía nombrar a la madre del dictador del país entre 1991 y 2006. También encargó una estatua de sí mismo hecha de oro puro y que gira para estar siempre orientada al sol. Así nada le hacía sombra, literalmente.

2. No podía faltar aquí Kim Jong Il. De él se ha escrito y dicho mucho, en función de la fascinación postmoderna que el régimen de Corea del Norte parece provocar. Dirigió su país entre 1994 y 2011. Nos quedamos con un par de datos. A uno de sus chefs le hizo un particular regalo el día de su boda: le rapó los testículos aprovechando una borrachera. También almacenaba más de 20.000 pelis porno.

1. François Duvalier está en el top con todos los honores. Este perla, que gobernó Haití de 1957 a 1971, se hizo apodar Papa Doc y un día mandó matar a todos los perros negros de su país porque estaba convencido de que uno de sus opositores se había transformado en uno mediante vudú. Se vestía a imagen y semejanza de Baron Samedi, la imagen de la muerte en la religión vudú. De él rescatamos una de las mayores idas de olla del siglo XX: antes de morir confesó que había sido él quien había asesinado a JFK. Por vudú, claro.

No hay nadie al volante

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar