PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Hijos de satán: así acabarás si te expones a la música del diablo

H

 

El reflejo dramatizado de una sociedad violenta, en 9 perfiles macabros

Marcos Baró

20 Abril 2015 06:00

Fotografías de G.M. Giordano

El heavy no es violencia.

Si creciste en la segunda mitad de los 80, seguro que has oído esa frase en más de una ocasión.

Eran tiempos de pantalones elásticos y mallas negras, de muñequeras de pinchos y cinturones de balas.

Tardes de litronas en la calle, hachís y heroína.

Suma un par de conciertos que acabaron en destrozos y batallas campales y listo: ya tenemos juventud demonizada.

La prensa se situó claramente en contra del metal en todas sus manifestaciones desde el principio. Se acusó a sus grupos de incitar al asesinato y al suicidio. Se tildó a sus fans de asociales, satanistas y violentos...

¿Con razón?



"Un montón de gente piensa que el metal inspira violencia, porque es una música violenta", explica Jeffrey Jensen, psicólogo investigador de la Universidad de Clark y autor de Metalheads: Heavy Metal Music and Adolescent Alienation.

"La sorprendente verdad es que no hace a los fans violentos, ni siquiera les enfada; la música les calma". 

Viendo a los fans que retrata G.M. Giordano en su serie Killer Angels: Faces of American Death Metal, nadie pensaría en gente calma y serena. Pero las apariencias engañan, y hay estudios que sostienen que los amantes del metal son en realidad gente mucho más brillante, tranquila, afable y sana de lo que podría parecer.

A fin de cuentas, el metal es fantasía, dicen sus fans. Es literatura. Es una pantomima.

Una pantomima contraria a todo lo que representa el decoro, el buen gusto y los "buenos principios".

Una pantomima escapista que puede dar mucho miedo. Y a la vez mucha risa.

Porque hay que estar muy loco para no tomarse estas pintas —y las letras más brutales y gore de los grupos a quienes estas personas adoran— con humor. Como piezas de un gran teatro macabro que se queda en eso: en puro teatro.

Ya lo dijo el abuelo Alice Cooper en su día: "Hay más sangre en Macbeth que en mis shows, y su lectura es obligatoria en las escuelas".

Como poner la tele y ver Juego de Tronos o The Walking Dead mientras cenas.

Aquí no hay más que el reflejo dramatizado de una sociedad violenta.


Corre tan lejos como puedas.

Zombis arrasando la tierra.

No hay final para su hambre.

Van a cazarte.

Guiados por las fuerzas del infierno.

Cuerpos incontables para empalar.

Sembrando muerte en todo lo que queda.


(Apocalyptic Feasting, Brain Drill)


Reclamo a mi nueva víctima para un festín obsceno.

Hambre nauseabunda de heces humanas.

Estos idiotas lisiados y afligidos no significan nada para mí.

Pero sus intestinos poseen la llave para mi nutrición.

Mi hambre insana se intensifica por el hedor.

Caramelo fortificante lleno de nutrientes.

Abuso sexualmente de los pacientes del asilo de ancianos.

Cuando se cagan

Me atiborro del revoltijo cáustico.

Consumiendo mierda de forma violenta.


(Postmortal Coprophagia, Devourment)


Cremar a la raza humana.

La población ha sido reducida.

Un mundo condenado a una muerte horrible.

Y la sangre de otros sigue el consejo del salvador.

Un homicidio artificial.

El fuerte y el débil, todos van a morir.

Nada pendiente de decir.

Los que instigan a la guerra tienen que pagar.

¡Re-cremación!


(Reincremation, Suffocation)


Asesinato, odio, ira, salvaje

He causado más muertes de las que puedo contar

Orgías de sadismo y perversión sexual

Vírgenes atadas a mi colchón, con las piernas abiertas.

Intestinos rotos, arrancados de sus entrañas

Desvirgada con mi cuchillo, sangrando internamente

Vagina, su vulva mojada de sangre secretando.


(Entrails Ripped From a Virgin's Cunt, Cannibal Corpse)


Esparcido con los restos de la guerra.

Una melé salvaje, sanguinaria.

Muerte en masa, baño de sangre orgiástico.

Ya no hay gritos de guerra de amigos moribundos.

Ya no hay lamentos de duelo o gloriosas piras funerarias.

Los perros de la guerra roerán mis huesos.

Restos de cadáver, pudriéndose gangrenados.


(La Chant Du Cigre, Nile)


Nuestra dama de las siete penas,

Madre del duelo, preciosa amante de la luz.

Un caballo blanco encontró tu tumba,

luego fue degollado.

El semen del cordero fúnebre

unge tu lugar de descanso.


(Lichtmistress, Cryptopsy)


Estrangulamiento en masa.

Conjuro histérico.

Infestación macabra.

Defecación de alabanza.

Destripamiento del alma.

Alucinación de muerte.

Humillación maligna.

Asfixia ritual.

Sucumbiendo...


(Mass Strangulation, Bloodbath)



Conjuro histérico

share