Historias

Conoce la agridulce historia del hotel familiar más antiguo del mundo

El Houshi Ryokan tiene 1300 años. Hoy se enfrenta a tragedias íntimas y violentos cambios sociales

En la prefectura de Ishikawa, en Japón, hay un lugar en el que el tiempo pasa de otra manera. En el corazón de un país ultratecnológico, en el que lo virtual y lo digital son parte del paisaje humano, un hotel de aguas termales se alza sobre 1.300 años de historia. Es el Houshi Ryokan, un negocio que desde su inauguración ha sido regentado por la misma familia; una familia que hoy, por primera vez en siglos, mira al futuro con cierta preocupación.

Este momento tan especial y convulso acaba de ser plasmado en sutiles imágenes por el director y fotógrafo alemán Fritz Schumann, responsable de Houshi, un corto documental que captura la quietud de un lugar enfrentado a sus propias tragedias y a una sociedad en la que todo está cambiando a velocidad de vértigo.

Fue en el año 718 cuando el lugar se erigió como monasterio, de ahí su nombre Houshi, que signifa monje budista. El sacerdote que allí vivía entonces adoptó a un niño llamado Zengoro. El actual gerente, Zengoro Houshi, es el cuadragésimo sexto heredero que lleva el mismo nombre. Su misión, tal y como explica Zengoro al inicio de la película, ha estado siempre muy clara: " legar el nuestra larga historia a las nuevas generaciones y proteger nuestra fuente". La tarea se presentaba fácil.

Hasta que su primogénito murió subitamente un par de años atrás.

La tragedia familiar cayó sobre ellos como una losa, en especial sobre los hombros de la hija pequeña Hisae Houshi. A raíz de esta situación, su padre se ha visto obligado a cambiar las reglas del ryokan: cuando él se retire, será la primera vez que el negocio pasará a manos de una mujer. Y aunque el cabeza de familia parece convencido de que ese es el paso necesario, en el ambiente se respira cierta inquietud.

Por un lado, estamos en lo más profundo del Japón más tradicional y patriarcal, en una familia en el que los matrimonios han sido siempre concertados. Esta circunstancia choca con el sentir de una madre que quiere para su hija más libertad de la que ella tuvo, y una hija que se ve sobrepasada por las responsabilidades hasta el punto de que a veces ha deseado "no haber nacido como miembro de la familia Houshi".

Durante doce minutos nos sumergimos en este fascinante microcosmos y somos testigos de la inusual honestidad con la que una familia confiesa sus miedos más íntimos sin ningún tipo de afectación, y expone las contradicciones de una sociedad en la que lo viejo y lo nuevo han de aprender a convivir.

Los Houshi tratan de conciliar estos extremos haciendo gala de un brutal sentido del sacrificio, y del espíritu zen de quien está acostumbrado a participar en un juego mucho más grande que ellos mismos. De saberlo jugar dependerá que en el futuro el manantial siga fluyendo como ha hecho durante los últimos dos milenios. Quién sabe, sin embargo, si para conseguirlo tendrán que seguir dejando su felicidad por el camino.

Vídeo

"¿Cuánto bienestar estaríamos dispuestos a sacrificar por mantener el honor de nuestra familia?"

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar