PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Esto es lo que pasa cuando los hombres no bajamos la tapa del váter

H

 

Una carta abierta a las mujeres histéricas de mi vida

Miguel Luna

11 Marzo 2015 06:00

Todo lo hago mal.

Dejo arrugas en la cama.

Se me quedan granos de arroz en el fregadero.

Tengo las uñas de los pies considerablemente largas.

Hace meses que no cambio las sábanas y además no bajo la tapa del váter.

Os juro que no lo hago por pereza, sino más bien por pura dejadez.

Una vez eché la culpa a mi madre, dije que siempre he estado muy mimado y que por eso no sé hacer nada. Todos se me tiraron encima, ¡cómo puedes ser tan machista!


Os juro que tampoco soy machista, sólo digo que siempre he estado rodeado de mujeres que me han cuidado y que lo han hecho todo por mí y por los hombres de la casa, ¿cómo no íbamos a salir mi padre, mis hermanos y yo así de miserables?

Todo lo hago mal.

Puedo ser capaz de dejar el agua sucia del cubo de la fregona hasta que salgan bichos.

La parte de abajo de mis cortinas de la ducha está oxidada.

Creo que hay vida en las baldosas de mi cuarto de baño.

No sé cuándo es el cumpleaños de mi madre, y nunca me acuerdo de las fechas señaladas con mi novia.

Os juro que soy un buen chico, pero estoy convencido de que vivimos una época que no es para nosotros, los hombres.

Soy más simple que un botijo. Esto me lo han dicho todas las chicas con las que me he cruzado.

Que si el fútbol. Que si los videojuegos. Que si las doscientas cajas de donuts y latas de cerveza en la despensa. Que si sólo pienso en mí. Que si todo lo hago mal.

Todo lo hago mal, sí.

Mal para una sociedad que ya no me entiende.

Mal para un mundo que ya no desea a los tíos como yo.

Muchos insinúan que no debería sentirme orgulloso de quién soy, pero la verdad es que no sé comportarme de otra manera.

¿Por qué debería comportarme de otra manera?

El lavabo está lleno de pelos.

La toalla apesta a humedad.

Mi ordenador está infestado de porno.

Me paso la noche riendo con Vines soeces.


Todo lo hago mal. Pero lo cierto es que ya no me importa


share