Historias

Este hombre salvó la vista de su mujer gracias a una impresora 3D

Una historia de tecnología, cirugía y mucho amor

Michael Balzer supo un día que a su mujer, Pamela S. Scott, le habían diagnosticado un tumor en la zona interior del ojo izquierdo. Era verano de 2013 y Balzer no sabía entonces nada de medicina, pero durante los siguientes meses dedicó su pasión, el diseño 3D, a intentar salvar el ojo de su mujer.

Los médicos, tras examinar inicialmente las radiografías de Scott, creyeron que el tumor de tres centímetros que había detrás del ojo izquierdo era benigno. Recomendaron una revisión después de un año, pero la pareja decidió que no dejaría pasar el tiempo sin cerciorarse de que, efectivamente, no existía peligro para el ojo.

Hicieron bien. Tras enviar las radiografías a diferentes neurólogos, el diagnóstico cambió totalmente. Scott tenía que entrar en quirófano lo antes posible. Sin embargo, la cirugía necesaria para acceder a una zona tan complicada del ojo requería levantar parte del cerebro, una intervención arriesgada y posiblemente traumática.

En este punto Balzer empezó a trabajar por su cuenta. Acababa de montar una empresa de diseño e impresión 3D, y decidió que su siguiente proyecto fuese una reproducción tridimensional del cráneo de su mujer, una maqueta que debería ayudar a comprender mucho mejor el problema. Escaneó las imágenes del hospital, imprimió el cráneo y subió el modelo a Sketchfab, una red social para compartir diseños en 3D.

Tras subir el modelo del cráneo de su mujer a la red, Balzer lo volvió a compartir con médicos de todo el país y, entonces, un cirujano estudió la maqueta y propuso una intervención poco invasiva accediendo a través del párpado, en lugar de a través del cerebro. La intervención se produjo en mayo de 2014 y fue un éxito.

Anterior Skull Section with tumor removed. by slo 3D creators on Sketchfab

Scott y su marido pueden seguir con una vida normal. Sin saberlo, Balzer se estaba metiendo de cabeza en una de las tendencias de la medicina moderna: imprimir en 3D los órganos de una persona antes de la cirugía. Esto permite examinar e incluso poder ensayar sobre una maqueta que es exactamente idéntica que el órgano que se va a intervenir. Ahora, está preparando un escáner 3D y una plataforma online para que los médicos y sus pacientes puedan compartir rápidamente maquetas personalizadas en situaciones de riesgo.

Michael Balzer ha añadido la medicina a su pasión por el 3D. Su trabajo salvó el ojo de su mujer, pero también ayudará a que en un futuro nadie tenga que pasar por una aventura similar para llegar a la solución más óptima. La medicina seguirá explorando este camino, y dentro de poco podremos tener maquetas de nuestro cuerpo que ayudarán a los médicos a eliminar el riesgo de que las cosas salgan mal.

En ocasiones no es necesario saber de medicina para cambiar la opinión de los médicos.

Vía Makezine

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar