PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Nunca te fíes de un hombre que postea demasiadas selfies: podría ser un psicópata

H

 

Lo dice la ciencia

Franc Sayol

10 Enero 2015 07:00

El sentido común dice que no puedes fiarte demasiado de un tipo cuyo perfil de Instagram esté copado de selfies. Pero la ciencia va un paso más allá: detrás de los morritos y la obsesión con el espejo podría haber un psicópata.

Un nuevo estudio conducido por la Ohio State University apunta que los hombres que comparten autofotos de forma regular son más propensos a obtener resultados elevados en los tests de psicopatía. Publicado en Personality and Individual Differences, el estudio examina la conocida como “tríada oscura” de la personalidad —narcisismo, maquiavelismo y psicopatía— en el contexto del comportamiento masculino en las redes sociales.

El estudio consistió en preguntar a 800 hombres de entre 18 y 40 años sobre sus hábitos a la hora de compartir sus fotografías en las redes sociales y si solían retocar las imágenes antes de publicarlas. A su vez, los participantes completaron cuestionarios estándar sobre comportamientos anti-sociales.

Los investigadores descubrieron que aquellos hombres que posteaban muchas fotografías propias obtenían resultados más elevados en los índices de narcisismo y psicopatía. 

“No es sorprendente que los hombres que postean muchas selfies y pasan más tiempo retocándolas sean más narcisistas, pero es la primera vez que se ha confirmado en un estudio”, ha dicho Jesse Fox, directora del estudio, a Ohio State News. “El descubrimiento más interesante es que también obtienen resultados más elevados en otro rasgo de la personalidad anti-social, la psicopatía, y que son más propensos a la autocosificación”.

Fox ha recalcado que estos resultados no significan que todos los hombres que postean muchas selfies sean psicópatas, sino que muestran índices más elevados que la media de estos rasgos anti-sociales.

Para la investigadora, la clave del estudio es que revela la creciente tendencia a la autocosificación el hecho de valorarse a uno mismo en función de la apariencia en vez de por otro tipo de rasgos.

“Sabemos que la autocosificación lleva a cosas terribles en las mujeres, como la depresión o los trastornos alimenticios. Con el creciente uso de las redes sociales, todo el mundo está más preocupado con su apariencia. Esto significa que la autocosificación podría convertirse en un problema también para los hombres”, dice Fox.

Así pues, la próxima vez piénsatelo dos veces antes de burlarte de ese colega que se pasa el día colgando selfies. Puede que te estés riendo de un enfermo. O puede que su venganza sea mucho peor de lo que podrías llegar a imaginar.


Las redes sociales nos empujan a valorarnos únicamente por el aspecto que tenemos.





share