Historias

25 historias tragicómicas sobre despidos muy absurdos

Lo peor del mundo laboral español está aquí

Conflictos de clase, racistas o de género, delatores, jefes psicópatas, malos compañeros, trabajos inhumanos… La cantidad de situaciones horribles que podemos encontrar en el mundo laboral es increíble, más aún en un país con una tasa de paro del 25%. Sin embargo, siempre es posible encontrar el más difícil todavía. A lo largo de 39 páginas, decenas de usuarios de ForoCoches se han dedicado a estudiar las “formas de perder un empleo estúpidamente”. El archivo comprende una sucesión de testimonios crudos y peripecias inverosímiles, en donde uno no sabe muy bien qué pensar. ¿Son historias trágicas, o todo lo contrario? ¿Realmente pudieron suceder así? Aquí nuestras preferidas.

1. Las flores robadas.

"[...] transportista que se encarga de llevar hielo seco para una empresa de transporte: entra por la rampa de subida a la nave, rellena los bidones con las bolsas de hielo seco, sale por la recepción de la empresa, y se lleva el ramo de flores frescas que hay sobre la mesilla de las visitas. La recepcionista, más tarde, nota que falta el ramo de flores y se lo indica a su superior; tiran de cámaras de seguridad y se descubre la sustracción. El manager se pone en contacto con el proveedor y le dice que no quiere volver a ver al transportista por la empresa. Evidentemente, el susodicho fue despedido".

2. Lavabos.

"A uno que yo me sé le echaron por cagón (3 o 4 veces al día con periódico) y por decir que como era indefinido no lo podían echar..."

3. El móvil.

"Una muy buena de hace unos años: Tía choni retrasada es contratada para cuidar a una ancianita: la familia de la ancianita comprueba que la factura del móvil de la ancianita (que ella no sabía usar) es absolutamente disparatada ese mes. La familia comprueba el móvil y las llamadas: había llamadas para castings de Gran Hermano y otros programas de la tele, un montón de llamadas a videntes, decenas de SMS a concursos (de esos de "envía PREMIO al 5555") y lo mejor de todo, un mensaje en el que ponía: "Cari, esta noche no follamos que me a venio la regla y ademas viene mi marido luego". Lo mejor es que la choni lo negó todo y dijo que había sido la ancianita! (señora de casi 90 años en silla de ruedas que no sabia usar un teléfono móvil)".

4. Los aviones de papel.

"Con el tema de las elecciones europeas nos desbordamos de faena, el jefe del departamento y área da carta blanca para la contratación de 3 personas, yo conozco a un forero muy buena gente y que va a dar la talla, voy a mi jefe y entrego su currículo y mis recomendaciones. Total, que no le contratan y en su lugar pillan a dos hijos de una política. Los chavales pillaron la publicidad y la tiraron en el primer contenedor al salir de nuestro centro. Resultado, "no pasa nada, son gente joven, un error lo tiene cualquiera." Sin embargo, perdieron el trabajo por hacer aviones de papel con la siguiente carga de reparto".

5. El mote.

"Una como me la contaron; a los protas los conozco. Paco y Pepa, él un canta-mañanas más vago que Caín, ella la curranta y lo lleva topalante. Pepa trabaja en una fábrica y consigue colocar a Paco. Llega el primer día de curro y le mandan a uno de los veteranos que le enseñe la fábrica a Paco, inician el tour y el veterano le va señalando la gente y contándole los motes y las batallitas de cada uno, en eso llegan donde trabaja Pepa y le dice... mira esa es Pepa, nos la hemos tirado todo el mundo, es mas puta que las gallinas. Y allí mismo Paco se lía a hostias para lavar en honor de su Pepa. Resultado, Paco a la puta calle sin estrenarse. Y por cierto, no se separaron...".

6. La papelera inadecuada.

"Desayunando un día en el VIPS oí cómo el encargado le contaba a uno de los camareros la siguiente historia. Chaval al que le enchufan para trabajar como repartidor en un camión de reparto de la empresa, de los que van suministrando mercancías a los distintos establecimientos. Un día, parado en un semáforo bastante cerca del VIPS en cuestión, el chaval tira un papel por la ventanilla. Un hombre que "pasaba por allí" le recrimina su actitud diciéndole que está mal tirar basura por la ventanilla y que además está dañando la imagen de su empresa. El chaval le responde al señor algo así como "¡Vete a la mierda!" y continua su camino. Poco después, cuando el personaje se encuentra descargando la mercancía del camión observa cómo el señor de antes entra en el VIPS. Resulta que era un directivo importante de la empresa; no recuerdo el puesto. Despido instantáneo del chaval".

7. Días de intercambio.

"Un compañero del aeropuerto se fue un lunes a las 23:30 cuando su trabajo terminaba a las 23:00, al día siguiente se fue a las 22:30 sin decirle nada a nadie. El jefe le envió un sms preguntando:

Jefe - ¿Por qué te has ido, ha ocurrido algo?

Emp - Un día por otro.

A lo que el jefe le respondió: Mañana no vengas".

8. El BMW.

"El caso que os voy a contar le pasó a dos compañeros de un amigo mío. Trabajaban para Hertz, (una empresa de alquiler de vehículos) en un aeropuerto alemán. Pues al ser los encargados, tenían acceso a todos los vehículos de la empresa. Un día la empresa trajo dos BMW x6 M. (Casi 140.000€ ) para los clientes más selectos. Pues bien, tan emocionados con las nuevas adquisiciones, decidieron salir a probarlos. La emoción se les fue de las manos y acabaron siniestrando totalmente uno de los BMW. Os podéis imaginar dónde terminaron. Despedidos, multados y obligados a pagar el vehículo. Qué monguers hay que ser".

9. El vodka y la huerta.

"Rospopovich, trabajador del campo en la huerta valenciana, oriundo de Ucrania y aficionado al Vodka al desayunar, almorzar, re-almorzar, pre-comer y comer. Un día, tras haberse cascado un carajillo al despertarse, otro al llegar a la empresa, otro tras el almuerzo (y unos cubatillas) y tras la comida y sus respectivos cacharros, procedió a llevar su cargamento diario de estiércol al campo destino. Lo encontraron casi al atardecer tras varias horas desaparecido cubierto de mierda, con un coma etílico del copón junto al camión que había estrellado en un campo de naranjos y varias botellas de genuino vodka ex-soviético. La ambulancia que fue a por él primero lo lavó con pozales de agua que tuvieron que llevar desde la nave a unos cientos de metros de distancia porque lleno de mierda no lo metían en la ambulancia. Obviously, despedido".

10. La foto de Facebook.

"Una amiga nuestra tiene una academia de inglés. Al poco tiempo empleó a otra amiga común como profesora. La chica no lo hacía mal, buena currante, los chavales la adoraban. Todo fue bien hasta que un día llamó diciendo que se encontraba fatal y que no podía ir a trabajar, se tiró varios días "de baja". Luego vimos las fotos del Facebook donde aparecía presentando una web que promovía reuniones de tuppersex. Tuvo la mala suerte de que la etiquetaran en las fotos donde ella salía magreando a un boy sobre el escenario, micro en mano y bastante bebida. El resto del reportaje era lo suficiente explícito como para que al incorporarse al trabajo se encontrara con la carta de despido".

11. La maleta manchada.

"A uno que trabajaba conmigo de maletero le vino un apretón tan tremendo que se metió en una bodega y se cagó encima. Al ser verano y llevar pantalón corto le calló el pastel líquido hasta los calcetines. Al asustarse por ser descubierto, decidió abrir un par de maletas y limpiar todo el estropicio con ropa y toallas encontradas que luego volvió a enfundar en sus respectivas maletas pero llenas de liquido marrón. Como el avión se iba a destino él se encargo de salir último y no dejar prueba de tal delito. Evidentemente lo pillaron porque los pasajeros dueños de dichas maletas pusieron una reclamación al abrir sus maletas llenas de mierda".

12. La furgoneta reflectante.

"En una actuación cambiando guardarraíles, Eulogio tiene un percance y raya todo el lateral de una furgoneta. Aunque los vehículos están machacados, para que no se note mucho decide ir al almacén y pintar todo el lateral. Al caer la noche se le llama a la oficina y se le despide, pero no por el percance sino por el arreglo: de todos los cubos de pintura del almacén solo, a él se le ocurrió usar uno de restos de pintura reflectante para señalización horizontal. De noche aquella furgoneta se veía hasta desde los satélites...".

13. El brownie asesino.

"En el Burger era típico robar algo de comida: un 'tender' de los fritos de los que dices que se cae al suelo o una loncha de queso de la nevera. Todo esto sin exagerar, porque el inventario se controlaba mucho, muchísimo. Joder, si hasta nos hacían contar el número de pajitas…

Pues al parecer el último mes no cuadraba el inventario con lo vendido. Así que convocaron una reunión para hablar sobre la falta de comida. El caso es que ya estábamos prácticamente todos los empleados (gorrillas, encargados y supervisor) y mientras no llegaban los últimos hablamos con confianza de la cosa mas absurda que nos había pasado allí. Estando todos en la misma mesa con los jefes. Entonces va uno y suelta, “¿os acordáis de la semana pasada, cuando se me cayo un diente? Pues resulta que había sido porque como en la nevera no quedaban Brownies descongelados me fui al congelador y me comí uno, pero es que era una puta roca, y al cuarto mordisco se me cayo el diente”.

Al tío lo fulminaron ahí mismo porque encima estaba en el mes de prueba. También nos dijeron que le habían denunciado. Como no tenía trato con él nunca supe si era verdad. O igual era para que nadie se atreviese a comer nada allí."

14. Las perdices radiactivas.

"Perico era cazador y le gustaba mucho la caza. En su trabajo había una gran balsa de agua y al parecer las perdices se acercaban allí a beber. En su lugar de trabajo, una central nuclear, existían dos vallados de seguridad. El primero que rodea toda la central y donde estaba la balsa y el segundo donde están los grupos. Así que no tuvo ningún problema para meter la escopeta. Se fue una madrugada a la balsa y empezó a pegar tiros a las perdices. Cuando se dio cuenta estaba en el suelo esposado, y varios guardias civiles le apuntaban. Resultado: despido fulminante y no fue a la cárcel porque le cayeron menos de 2 años".

15. El bañador.

"Belisario, que es monitor en una piscina comunitaria de una urbanización que siempre suele estar llena de niñas pequeñas, se queda dormido en una tumbona. Algún cabrón que pasaba por allí le baja el bañador hasta los tobillos. Más tarde baja el padre de una de las niñas y se encuentra el percal. Despedido".

16. El empleado eficiente y la respuesta veraz.

"Me contratan en una tienda pequeña donde hacía de repartidor. El dueño, un desgraciado que iba de chulo con los empleados, solía venir conmigo hasta que por putear dejó de venir a ayudar. Al ir sin la presión de tenerle todo el tiempo tocándome los huevos, el trabajo se hizo más agradable y fácil, con lo cual acabé rindiendo más.

A las semanas de estar así un día me dice "iba a despedirte, pero últimamente estas haciendo bien tu trabajo, así que si sigues así no te despediré". Yo, en esos momentos y sin pensarlo, le contesté "yo estoy trabajando así desde que no me tocas los huevos por todo, así que si sigues así ok". Le debió sentar tan mal que se quedó callado y al día siguiente se presentó con todos los papeles de mi despido...".

17. El corte de pelo.

"Pepito: lo meten a trabajar de repartidor, está muy falto de trabajo, deja embarazada a su mujer, empieza a llegar tarde, a dejar repartos sin acabar, y para colmo un día desaparece. Cuando vuelve a trabajar se ha cortado el pelo. Le digo que cómo se le ocurre irse a cortarse el pelo en horas de trabajo, cuando estamos de jornada intensiva y tiene toda la tarde. Él se envalentona y casi me pega un puñetazo. ¿Resultado? Pepito a la calle".

18. La zanja.

"Wilfred trabaja en mantenimiento de carreteras, un día por un descuido absurdo deja la furgoneta aparcada a un lado de la vía y realiza su trabajo, abrir una zanja de dos metros de profundidad para meter tubos, cuando apaga la pala excavadora se da cuenta de que su furgoneta está del lado incorrecto de la zanja...

Wilfred no quiere que nadie se entere (los compañeros podríamos reírnos de él y herir sus sentimientos), así que idea un puente mágico con dos tablones.

Los tablones no aguantan y Wilfred y la furgoneta de conservación se van al fondo de la zanja...

Desesperado, engancha una eslinga de la furgoneta al cazo de la retroexcavadora, pero con los nervios y prisas no es demasiado delicado en la extracción, e introduce la excavadora accidentalmente en la zanja, justito encima de la furgoneta.

Finalmente se rinde, da el aviso por radio y esa misma tarde presenta su dimisión".

19. El pollo.

"Empresa aeronáutica, ingenieros, jefes de área... salían viernes a las 15:00. Un operario decide preparase un asado en los autoclaves que se utilizan para curar los composites. Pues bien, uno de los ingenieros responsables, tuvo que volver a recoger algo y se encontró el pastel".

20. La foto en Facebook.

"Yo conocía a una chica que le echó una foto al montón de papeles que le habían dejado para ensobrar y archivar tras su vuelta de vacaciones, con tan mala suerte que en la foto salía el logo del cliente de la empresa y que el documento era confidencial (aunque no se veía nada comprometedor). El Responsable de RRHH que bichea todos los twitter, fb y demás redes de los empleados vio la foto y al día siguiente fue despedida por causas objetivas. Como la chica tenía muy poca antigüedad, no pudo hacer nada. C'est la vie".

21. El aborto.

"Una compañera se inventó un embarazo y posterior aborto.

Baja y baja por depresión.

Se acabó descubriendo todo, a la puta calle".

22. El petardo.

"Otro cliente estaba haciendo una obra que consistía en subir 2 plantas más a un edificio ya construido. El servicio que debía de hacer era llenar el cubilote (una especie de cubo grande donde hay hormigón y tiene un orificio por debajo para esparcirlo).

Total, que no se le ocurre otra cosa mejor que meter un petardo bien gordo para asustar a los albañiles a modo de broma.

El petardo explotó antes de llegar al piso que estaban subiendo, manchó toda la fachada que era de monocapa.

La reparación costó 8.000 € que se le descontaron del finiquito, por supuesto".

23. La baja y la dimisión.

"Trabajador de empresa privada pero con privilegios de empresa pública, cobrando una buena pasta en un trabajo no cualificado y, se tiene la teoría de que por simple aburrimiento, se dedica a dar por culo a compañeros y superiores, alegrándose en su cara de sus fallos.

Hablamos de una persona que creía que coger un coche de empresa para sus asuntos como ir con su mujer a su pueblo era un derecho de trabajador (por esto solo se le llamo la atención, pero plantó cara por sus cojones).

Pues el tío no se le ocurre otra cosa que, de su propio puño y letra, pedir la baja definitiva de su trabajo por equivocación.

¿Como se hace eso por equivocación?, os preguntareis. Al tío no se le ocurre otra cosa que querer dejar por escrito que la empresa no debería de obligarle a realizar trabajos duros porque le dolían las piernas, y el tío se hizo la picha un lío mientras lo escribía que al final lo que pedía era dejar el trabajo.

Os podéis imaginar la cara de este hombre, cuando se presentó al trabajo y le dijeron. ¿Tú que haces aquí si has presentado la dimisión?".

24. El encierro.

"En el Mercadona de donde vivo pillaron a 3 empleados, les obligaron a estar todo el día en almacén sin hacer nada, esperando a que pasara su turno. Cuando acabó la jornada, se acercó el jefe, y les dijo algo del tipo:

—La tienda ha podido funcionar sin vosotros, no hay problemas ni caos ni nada. Pasad mañana a firmar que estáis todos despedidos".

25. El kamikaze.

"Yo se de uno que se llamaba Satur.

Quería que lo despidieran para cobrar el paro (si pides el finiquito no te consideran despido y no tienes paro).

Total que fue de buenas: "despedidme, que no quiero seguir aquí".

El jefe "si quieres te vas, pero no te despedimos"

Satur: Vale...

Total que estrelló dos veces el coche de empresa una vez contra el muro y otra contra un árbol, a lo que se sumaba el hecho de llegar tarde (nada de cinco minutos sino más bien media hora), ir sin afeitar, eructar ante los clientes y el jefe...

A las dos semanas cumplió su objetivo, y pudo cobrar el paro.

Un final feliz".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar