Historias

Las historias de los abuelos tatuados son entrañables

¿Por qué nos fascinan tanto los viejos con tatuajes? Aquí un posible motivo

Si te tatúas, lo más normal del mundo —y también lo más incómodo— es que un amigo o conocido te pregunte casi entre exclamaciones: ¿qué vas a hacer con eso cuando tengas 70 a ños? Pero la respuesta puede ser muy sencilla: exhibirlos y apreciarlos tanto como ahora lo hago.

Da igual que la piel caiga, da igual que las canas sobresalgan, da igual que el tiempo haya pasado, y que los hijos, o los nietos, o la última etapa de tu vida esté por llegar. Los tatuajes son los símbolos que decidimos que nos representarán, y estarán dentro de nosotros para siempre.

No son heridas de guerra, pero sí cicatrices de vida. Esas mismas que en ocasiones recorren la red y conforman curiosos álbumes llenos de abuelitos y abuelitas con el cuerpo lleno de tinta.

Es hermoso imaginar sus historias, y es emocionante pensar en cómo se las contarían a sus hijos: “¿veis esta sirena de aquí? Es vuestra abuela. Murió joven y nunca la conocisteis pero ahora sabéis dónde encontrarla”, o bien , “aquí tengo una mariposa, me la hice después de conocer a mi primer amor, fue una época luminosa y secreta”.

Navajas que simbolizan crisis, leones que simbolizan fuerza, calaveras que recuerdan los orígenes de quien las porta, y así. Todas las decisiones, e incluso las malas, guardan una buena historia dentro, y seguro que los viejecitos de estas fotos tienen muchas que contarnos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar