PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Todo lo que hacen las chicas en las películas pero que yo no haría nunca

H

 

Antes de Instagram, el cine ya nos vendía una versión idealizada y edulcorada de la realidad que muchas veces confundimos con la vida real

María Yuste

11 Noviembre 2015 06:00

Creo de verdad que lo peor del numerito que montó Essena O'Neill la semana pasada en Instagram es que se pensaba que le estaba descubriendo la gallina de los huevos de oro a alguien.

Sin embargo, que las redes sociales nos vendan una versión idealizada y edulcorada de la realidad no es ninguna novedad. De hecho, antes de Instagram, es lo que ya venía haciendo el cine desde el siglo pasado.


El cine nos vende una imagen de la mujer idealizada y edulcorada



Un ideal en el que las mujeres suelen estar tan mal representadas que, a menudo, parecen haber sido suplantadas por unos cíborgs con su apariencia pero un comportamiento muy extraño. Marcadamente superficial y contradictorio. Un comportamiento que traspasa sibilinamente la pantalla en forma de prejuicios y peligrosos estereotipos.

Esta es una lista de todas las cosas que, después de pasar 27 años viendo películas, solo ahora me he dado cuenta de que son mentira:

1. Enfadarse porque se te ha roto una uña

No ha habido un engaño mayor en la historia del cine desde la invención del croma. Cuando era pequeña y se me rompía una uña jugando, sentía cierta culpa por darme absolutamente igual. Si me esforzaba, como mucho, llegaba a sentir un poco de tiricia y no lo entendía... En la pantalla, cuando a una chica se le estropeaba la manicura, también lo hacía su día.

Cuando se me rompía una uña me sentía culpable porque me daba igual

Puede parecer un detalle tonto y sin importancia, ¡pero cuánto daño han hecho las uñas rotas del cine! Es un cliché que vende aspiración a la perfección en estado puro y, sobre todo, ansiedad ante la imposibilidad de conseguirla.

2. Levantarse ya peinada

No voy a mentir, es un superpoder que me encantaría tener. Sin embargo, solo está al alcance de un tipo de mujer: las que llevan peluca.

3. Ir por casa sin pantalones pero con calcetines gordos

Es la dura lógica a seguir cuando hay que cumplir constantemente con unos estándares de follabilidad pero, para bien o para mal, mi vida no es un decorado y, cuando tengo frío, puedo permitirme llevar puesto el pijama entero como el resto de los mortales.

Las mujeres con peluca son las únicas con el superpoder de levantarse peinadas

4. Pelearse por quedarse con el ramo de la novia

¿Qué clase de mente enferma se ha inventado que las mujeres no tenemos nada mejor que hacer en una boda que pelearnos por un ramo de flores pochas?

En las películas, las invitadas se pelean por coger el ramo de la novia del mismo modo en que, en un par de escenas después, lo hacen por unos trapos en rebajas. Sin embargo, en mi experiencia personal, las invitadas se han peleado más para no tener que prestarse a tal bochorno que por querer hacerse con el ramo.

Es más, directamente, las novias no han querido ni tirarlo.

5. Tener una amiga que trata mal a todos los chicos que le presentas porque es protectora

No, no es bonito. Significaría que mi amiga se está sobrexcediendo en nuestra amistad porque cree que no soy capaz de tomar mis propias decisiones ni de cuidar de mi misma. Porque soy una chica y soy tonta. Por otro lado, se trata de un arquetipo que viene a decir algo así como que las mujeres nacemos siendo madres. Y de las pesadas, por si fuera poco.

Según el arquetipo de la amiga protectora, las mujeres nacemos siendo madres pesadas

6. Tener la dentadura perfecta en la Edad Media

Que alguien me explique por qué si, según el cine de época, a las mujeres no les hacía falta llevar aparato para tener la dentadura perfecta, en el siglo XXI tenemos que llevar unos hierros espantosos durante años.

7. Salir con alguien y no pagar nunca nada

Ir a empolvarse la nariz justo en el momento en el que hay que pagar la cuenta, asumiendo que el hombre ha de pagarlo todo, no es de mujeres modernas. Es de tener la cara más dura que el cemento armado.

Hasta las mujeres de la Edad Media estaban siempre divinas y eso que no tenian agua corrientes

8. Follar con el sujetador puesto

Lo entiendo, no había el suficiente presupuesto para hacer que la actriz se desnudara. Pero, ya que iban a rodar una escena de sexo tan irreal, podrían haber hecho que se tratase de una cuestión de morbo. No que pareciera que el personaje se avergüenza de su propio cuerpo.

9. Abrir la puerta cuando sabes que al otro lado está el asesino

Por suerte, de esta solo tienen que preocuparse las rubias tetonas.

El cine no vende sueños, vende mentiras

share