PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Tu madre y un gigoló, en el corto más incómodo de la red

H

 

Madre mía, ¿por qué estoy viendo esto?

Alba Muñoz

25 Marzo 2015 06:00

Solemos arrugar la cara cuando nos imaginamos la sexualidad de nuestros padres. Pero las madres son sagradas, ¿verdad?

No esperamos que ningún joven gigoló se acerque a su cuerpo, y mucho menos que ella tenga fantasías sexuales tan… sorprendentes.



Ringo es el corto que está incomodando a la red. Filmado por Yaara Sumeruk y basado en un guión de Chris Davis, esta película cuenta la historia de una mujer de mediana edad que contrata a un prostituto para una noche.

Cuando los dos empiezan a intimar, ella se excita imaginando que lo pare y empieza a ejercer el rol de madre.

Entonces, las tripas del espectador empiezan a revolverse.

¿Sexo y maternidad?

¿Encuentro incestuoso?

¿Y por qué estoy viendo esto?

De pronto, empiezan a llegarnos ideas a la cabeza: si un hombre juega a ser el perro de una prostituta, BIEN. Si una mujer juega a ser la madre del prostituto, MAL.

Yaara Sumeruk ha querido que nos enfrentemos a un hecho: desde siempre, la sexualidad femenina ha sido ocultada y criminalizada.

¿Cuántas chicas de más de 25 años hablaban libremente de masturbación en su adolescencia? ¿Cuántos chicos?

La maternidad y la feminidad mal entendida han sido los únicos espacios en los que las mujeres han podido moverse durante muchos años.

Precisamente por eso, no es extraño que muchas tengan fantasías sexuales con la crianza.


Si un hombre juega a ser el perro de una prostituta, BIEN. Si una mujer juega a ser la madre del prostituto, MAL




share