Historias

Cómo forrarse infinito como DJ

De Afrojack a Avicii: diez formas muy distintas de ganar mucho dinero como DJ

“Los DJs son las nuevas estrellas del rock”. Suena tan desfasado que es la típica frase que te soltaría tu padre en un intento de sonar cool. Pues claro que los DJs son las nuevas estrellas del rock. Viajan en jet privado, tienen fans devotos y su simple nombre en un cartel puede llenar estadios. Pero, ¿cuál es su secreto? Al fin y al cabo lo único que hacen es darle al play y levantar los brazos (¿no Deadmau?). Recientemente la revista Forbes publicó la lista de los DJs que más dinero ingresaron el pasado año. Las cifras son mareantes, pero lo verdaderamente importante es saber cómo lo han logrado. Partiendo del top ten de la lista, analizamos el camino que ha escogido cada uno para alcanzar el estrellato. Una pista: ninguno es un purista.

10. Kaskade (12 millones de euros).

Ryan Raddon alias Kaskade empezó haciendo deep-house más o menos decente a principios de la década pasada. A pesar de haber logrado colar algún single en la lista Billboard, fuera de Estados Unidos era prácticamente un desconocido. Pero entonces llegó Deadmau5 para propiciar un revival del progressive y Raddon lo vió claro: subirse al carro sin disimulo. Pero su plan no acababa ahí: puestos a ser pasteles, iba a ser el más pastelón de todos. Su secreto está en combinar los subidones tranceros con estribillos de pop lacrimógeno. A los bros americanos les encanta.

La lección: súbete a todos los carros que puedas; alguna vez acertarás.

9. Skrillex (12 millones de euros).

Sonny Moore empezó como vocalista de la banda de emo-hardcore From First To Last. Una lesión en las cuerdas vocales, sin embargo, le obligó a retirarse de los escenarios. Entonces descubrió el dubstep y decidió que los drops de bajo eran los nuevos solos de guitarra. La testosterona de los adolescentes de medio mundo hizo el resto.

La lección: entiende a tu público. A los adolescentes de hoy les interesa más el desparrame que la angustia existencial. Skrillex lo vio claro.

8. Armin Van Buuren (12.5 millones de euros).

Su estilo no tiene demasiado misterio. Como en el caso de Kaskade, su especialidad son las producciones de trance con estribillos empalagosos. Es decir, lo que nuestros chonis conocerían como “cantaditas”. Gran parte de su popularidad se la debe al programa de radio semanal “A State Of Trance”, con una audiencia estimada de 20 millones de personas. Aparentemente, también es amigo de la familia real holandesa. Aunque no estamos seguros de hasta qué punto esto puede influir a llevarte al estrellato trance.

La lección: tener un programa de radio ayuda. Ser holandés y DJ de trance, también.

7. Afrojack (13 millones de euros).

Nick van de Wall empezó a pinchar en los bares de su Spijkenisse natal, pero cuando decidió que lo que realmente quería era comprarse un Ferrari se mudó a Las Vegas, algo así como la ciudad prometida de cualquier aspirante a estrella EDM. También estuvo liado con Paris Hilton, pero no creemos que esto haya influido en su meteórico ascenso. Más bien podría haberlo comprometido.

La lección: establécete en el lugar adecuado. Durante muchos años la capital mundial de la música de baile fue Ibiza, pero Las Vegas le ha tomado el relevo.

6. Avicii (14.5 millones de euros).

La habilidad de Avicci para generar de dinero va más allá de su destreza las cabinas y su buen ojo para los estribillos pegadizos: también ha entendido que el mundo actual pertenece a las marcas. Ha sido modelo de Ralph Lauren, ha publicado tracks patrocinados por Burn y el videoclip de “Wake Me Up” es una sucesión de product placements.

La lección: nunca digas “no” a ninguna marca.

5. Deadmau5 (15.5 millones de euros).

Deadmau5 puede llegar a cobrar 150.000 euros por una sola noche. Pero su gran fuente de ingresos es el merchandising. Y no, nos referimos a cuatro camisetas. Vende de todo: desde relojes a pijamas, pasando por pendientes, altavoces y albornoces. Teniendo en cuenta que su logo es especialmente chusco, esto tiene mucho mérito.

La lección: hazte un logo y imprímelo en todo lo que se te ocurra. Puede que no seas nadie, pero si dices que vendes gorras con tu logo al menos lo aparentarás.

4. Swedish House Mafia (18 millones de euros).

A finales de 2012, en el pico de su popularidad, Swedish House Mafia decidieron separarse. Los propios miembros del trío han reconocido que su disolución aumentó su popularidad, lo que acabó derivando en una gira mundial de despedida. “Probablemente no hubiésemos podido hacer una gira mundial si no hubiésemos adiós”, dijo Axwell en una entrevista.

La lección: si necesitas un “boost” de popularidad anuncia tu retirada. Luego siempre estás a tiempo de volver. Los grupos de rock llevan años haciéndolo.

3. David Guetta (22 millones de euros).

David Guetta hizo el camino opuesto al que hacen la mayoría de artistas: primero fue empresario, y luego productor. A principios de la década pasada era dueño de diversos clubes y restaurantes en Paris, pero en 2002 decidió venderlos todos, cansado de “lidiar con lavabos embozados”. Se tragó todos los manuales de ingeniería de sonido que encontró y se re-inventó como máquina de hacer hits. Desde entonces, dice, es mucho más feliz. Y mucho más rico.

La lección: los empresarios no son los que siempre se llevan la mejor parte de pastel.

2. DJ Tiësto (23.5 millones de euros).

Podrías confundirle con un turista holandés cualquiera en la Costa Brava pero gana 25 millones de euros al año poniendo discos. Tiësto lleva cerca de dos décadas apareciendo en todas las listas de DJs más populares del mundo. Fue un pionero en la concepción del DJ como super-estrella: fue el primero en ofrecer actuaciones en solitario en grandes estadios y el primero en actuar en unos juegos olímpicos. Otro de sus secretos ha sido seguir la corriente. A pesar de ser el indiscutible rey del trance, pero cuando el electro-house se convirtió en el nuevo estilo favorito del mainstream no tuvo problema en cambiarse de chaqueta. Suele ser mucho más complicado hacerte rico siendo fiel a tus principios.

La lección: ser bueno en lo que haces es tan importante como el ámbito en el que te mueves. Si tienes que escoger, quedate siempre con lo segundo.

1. Calvin Harris (34 millones de euros).

Calvin Harris empezó haciendo música cool. Los tracks de su “I Created Disco” podían pincharse al lado de un remix de DFA sin desentonar (“Merrymaking at my Place” sigue siendo un temazo). Algunos de los tracks del disco se colaron en la lista de éxitos británica, pero él quería más. Y entonces empezó su conquista del mainstream. Transformó su sonido, encontró una fórmula y la repitió hasta la extenuación. Las colaboraciones con Rihanna, Ne-Yo o Kyle Minogue hicieron el resto. Puede que sus producciones actuales no estén a la altura de su talento, pero le funciona: el pasado año ingresó más que Jay-Z.

La lección: tu talento es tan importante como tu disposición a venderte al mejor postor. Es una virtud tan válida como otra.

Por cierto, ¿tú también pinchas? Si es así, Pepsi te invita a participar en Pepsi DJ: basta con que crees tu versión de Unstoppable y podrás ganar un viaje a Ibiza. La aplicación para hacerlo la encontrarás en esta app de Facebook. ¡Este es el último fin de semana para participar!

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar