Historias

El misterio de los 3 vigilantes que desaparecieron encerrados en un faro

Tres hombres se esfumaron sin dejar ningún rastro en una isla remota en la que le registro climático encontrado no coincidia con el oficial

Lo que sigue podría ser el escenario de una novela inédita de las hermanas Brontë. Solo que es absolutamente real y su historia aún sigue abierta.

1. 26 de diciembre de 1900

El faro de Eilean Mor apenas llevaba un año operativo cuando, el 26 de diciembre de 1900, el barco de suministros llegó para descubrir que sus tres operarios habían desaparecido.

Debido al mal tiempo, el barco llegaba unos días más tarde de los esperado y nadie salió al encuentro de la tripulación.

Aquello escamó a Joseph Moore, el relevo que viajaba en el barco para reemplazar a uno de sus compañeros. Presentía que algo no iba bien desde que, unos días atrás y tras una fuerte tormenta, no había vuelto a divisar la luz habitual del faro.

2. El faro

Deshabitada por inhóspita, en días de niebla y mar revuelto, los barcos solían naufragar contra las rocas negras de la isla escocesa. Por esa razón se había construido el faro, convirtiendo a sus operarios en los únicos habitantes de la isla.

El trabajo era sencillo y los fareros que se destinaban, experimentados. Era el emplazamiento, reacio a la vida humana, el que lo complicaba todo.

Tormentas de viento constantes, frío penetrante y olas gigantescas

Las tormenas de viento constantes, el frío penetrante y las olas gigantescas hacían que en Eilean Mor el hombre midiera sus fuerzas con la naturaleza y su propia resistencia mental.

Precisamente, aquel 26 de diciembre, con la isla cubierta por la niebla, Moore luchaba contra la suya mientras los presentimientos que lo agobiaban se iban confirmando. 

3. El interior

Cuando los hombres llegaron hasta el faro, la puerta principal se encontraba cerrada por dentro y nadie contestaba a sus llamadas. Moore solo pudo acceder a través de la puerta de la cocina, dodne encontró el reloj parado a las dos en punto.

En la sala de operaciones, una silla descansaba en el suelo. Parecía que quien se hubiera encontrado sentado en ella por última vez la hubiera tirado al levantarse apresuradamente.

A su lado también encontraron una baraja de cartas y una botella rota. Aunque lo que más llamó su atención fueron los muebles fuera de su lugar habitual para formar barricadas.

No había ni rastro de Thomas Marshall, James Ducat y Donald McArthur. No obstante, ellos tampoco eran lo único que faltaba. Moore detectó que dos de los tres impermeables y botas de agua de los vigilantes, los silbatos y la pistola de bengalas tampoco aparecían.

4. El registro

Solo quedaba revisar el cuaderno en el que se anotaban las actividades diarias e incidencias. Llegaba hasta el 15 de diciembre y eran inquietantes.

El 12 de diciembre, Thomas Marshall, el segundo ayudante, había descrito fuertes vientos como no los había visto nunca en 20 años. También había apuntado que James Ducat, el farero jefe, estaba muy callado y que el tercer ayudante, William McArthur había estado llorando.

Ducat estaba callado y McArthur lloraba

Aquello chocó a Moore que conocía a McArthur y sabía que era un marinero curtido, famoso en Escocia por su rudeza.

Al día siguiente, el 13 de diciembre, la tormenta aún seguía y los tres hombres habían estado rezando

La última entrada estaba fechada el 15 de diciembre:

"La tormenta ha terminado. Mar en calma. Dios reina sobre todas las cosas".

Sin embargo, algo no encajaba. Los registros oficiales no habían detectado ninguna tormenta en la zona durante los días señalados en el cuaderno. Al contrario, el mar había estado tranquilo. La gran tormenta se había desatado, en realidad, dos días después de que se cortaran las entradas: el 17 de diciembre.

5. ¿Engullidos por una ola?

La investigación fue incapaz de determinar la suerte que habían corrido los fareros. Una hipótesis apuntó a que dos de los hombres habían intentado arreglar el embarcadero, seriamente dañado tras las tormentas. Un tercero observaba desde la sala de control cuando divisó olas peligrosas para sus compañeros. Corrió a avisarles y una ola se los tragó a los tres.

Sin embargo, ¿cómo explicaba aquella hipótesis el estado en el que se encontró la estancia?

Además, de ser cierta la primera hipótesis, habrían incumplido la primera regla del faro: nunca, bajo ningún concepto, dejan los tres vigilantes el faro a la vez.

Los registros oficiales no daban testimonio de ninguna tormenta

¿Se debía la ausencia de dos de los impermeables a que dos hombres habían salido y uno se había encerrado solo en el faro? Y, lo más inquietante, ¿de qué se protegía?

 Fuera lo que fuese que sucedió aquel día, ocurrió al medio día o durante la tarde.

 Por la mañana habían llevado a cabo las tareas rutinarias. Las lámparas se encontraron limpias y preparadas para encenderse durante la noche, después de que, a las 9 de la mañana se hubieran apagado.

Las historias extraoficiales que empezaron a correr contaban que uno de los hombres se había vuelto loco y había asesinado a los otros dos. Había amarrado los cuerpos a dos piedras y los había arrojado al mar haciendo después lo propio consigo mismo.

Supuestamente, habría confesado que las condiciones de la isla le afectaba a los nervios

Hubo testigos que, un mes antes, en la última visita de Ducat a la civilización, afirmaban haberlo oido quejarse del lugar. Habría confesado que le afectaba a los nervios. Otros afirmaban que McArthur tenía problemas mentales y había estado ingresado en un psiquiátrico.

Aunque, a lo largo de los años, también hubo quien prefirió optar por la abducción extraterrestre.

Lo único que se sabe a ciencia cierta es que el faro siguió operativo durante 70 años más hasta que los habitantes humanos de Eilean Mor fueron sustituidos por un ordenador.

Nunca más volvió a repetirse un incidente de dimensiones tan misteriosas pero algunos de los que por allí pasaron siempre hablaron de extrañas voces en el viento repitiendo el nombre de los desaparecidos.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar