Historias

Látigos y arañazos: 8 escenas de un amor muy normal

Las fotografías de Maxime Ballesteros nos entregan un mundo tan sórdido como celestial

Látigos, carne, saliva, máscaras, carmín, sangre y un montón de pieles exóticas cubriendo nuestro cuerpo. Enumeradas así, puede que estas sean las cosas que menos asociaríamos a una relación de pareja convencional. Sin embargo, el amor que desprenden las fotografías de Maxime Ballesteros nos demuestran que de hecho en el mundo no hay nada “convencional”.

Todos guardamos secretos. Todos tenemos parafilias o adicciones que unas veces ocultamos y que otras veces salen a la luz porque queremos retratarlas de la manera más artística posible.

Habrá quien mire la obra de Ballesteros y piense que eso no es arte. Pero por qué no iba a ser arte su mirada sucia y analógica sobre el mundo. Su manera de retratarlo tan bestia, no ya como un Terry Richardson borracho, sino como un simple ciudadano enamorado de la perversión y de la locura que ocurre a su alrededor en las noches berlinesas, o en sus viajes a países exóticos, o entre las paredes blancas de su apartamento.

Látigos, carne, saliva, amor. ¿Qué puede haber de extraño en todo esto?

El amor nunca es normal.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar