Historias

Le envié mi currículum y terminé casándome con él

20 días de amor por chat entre dos publicistas, a vista de todos

ny ny

Talia Ledner es neoyorquina y trabaja como creativa publicitaria. Su historia empieza en 2010, año en que se propuso cambiar de agencia e ir a parar a una mayor, más famosa, mejor.

Para ello contó con la ayuda de una amiga que le pasó el contacto de Josh Kobrin, el creativo más influyente de la empresa TDA Boulder.

Talia no podía imaginar que su plan de ataque (un simpático mail publicitándose a sí misma) iba cambiar su vida. Y que todo el mundo iba a conocer esta romántica historia pocos años después.

Los chats y correos electrónicos reales que Talia y Josh se enviaron el uno al otro antes de llegar a conocerse en persona forman parte ahora del proyecto Before We Met, un mapa digital de los inicios de su relación. Con ellos (marcados con cursiva), hemos articulado un relato de ficción que, intuimos, no distará mucho de la realidad:

1.

Para una creativa como yo, redactar un mail para pedir trabajo es como diseñar una bomba nuclear: debe contener poder y ego, debe suponer un barrido de todo lo que existía previamente en la mente del lector.

Si no eres capaz de venderte a tí misma significa que no sabes vender ni una botella de agua fría al lado de la pirámide de Keops.

Mi correo no era genial, sólo una presentación entrañable llena de links a mi trabajo. Está bien, lo podría haber escrito una adolescente con sobredosis de azúcar. Tenía que conseguir que los ojos de Josh se detuvieran en ese punto de su bandeja de entrada. El caso es que lo hizo, y su respuesta fue inquietante.

Hola madamme ¿Lista para asustarte? Puede que meses atrás te acechara. Tenía curiosidad por conocer tu promoción de la universidad y acabé espiándote por Facebook. ¿Por qué te interesa la publicidad? Deseo que tengas un fin de semana muy intenso. Por cierto, es viernes por la noche. ¿Deberías estar trabajando?  <3 josh

Súper Josh quería meterme mano, pero como decimos en este mundillo: "Si tienes feedback, tienes oro". Le devolví una respuesta creativa.

¿Por qué me interesa la publicidad? Traté de ser un jugadora profesional de ping pong, pero no me ganaba el pan. Luego cambié a frisbee pero pagaban incluso menos. Vale, es mentira, pero me gusta hacer ambas cosas sin cobrar, y eso es es lo que siento por las marcas. Si no creara para vivir, lo haría en cualquier lado donde me pagaran. Así que aquí estoy.

Josh respondió al instante.

Creo que me he enamorado de ti. Bueno, sólo estoy un poco excitado, me enamoro fácilmente. Tengo un plan: dejaré mi puesto a condición de que te elijan a ti como sustituta. Entonces tú les convencerás de que me contraten de nuevo. En serio, me gusta tu descaro. Deberíamos ser amigos.

¿Me estaba tomando el pelo? ¿Se estaba riendo de mí? Tenía que saber cómo era ese Josh, así que le busqué por Facebook.

Oh.

2.

Al día siguiente empezamos a cotillear a sangre fría. Él me preguntaba sobre gente a la que conozco, yo le interrogaba sobre su empresa y las posibilidades de ascenso.

Puede que Josh se hubiera colado por mí. Era guapo, divertido, pero sobre todo era una valiosísima fuente de información.

Mi estrategia era no avasallarle y que no notara demasiado mi interés laboral. Pero tenía que mantenerlo entretenido, así que empecé a mandarle los experimentos que hago en internet cuando no puedo dormir, como un Tumblr sobre mujeres enfadadas al teléfono.

Un día decidí hablarle por chat.

–Oye forastero, adivina qué. Tres de mis campañas están ahora mismo en el muro de Boyco & Co. Iba a gritar pero soy demasiado modesta.

–:) Es impresionante. Tu mierda es inteligente, es difícil negarlo. Te debo un barril de zumo de alce.

–Eso suena delicioso. Mejor que sea zumo de vaca.

–Ew, desagradable. ¿Qué?

–El jugo de vaca es la leche. Sólo la bebo en forma de helado o con el café.

–Estoy sonriendo y tú eres la culpable. Hoy elijo esta foto de ti. 

3.

El coqueteo con Josh empezó a gustarme. Él tambien me hacía sonreír, y cada mañana encontraba un nuevo mensaje suyo en mi bandeja de entrada, como este: "Cuéntame más secretos".

Le contesté aún dormida, como si él ya estuviera debajo de mis sábanas.

Secretos, mmmh. Sólo canto cuando conduzco. Camino muy rápido. Puede que la culpa la tenga el hecho de haber crecido en Nueva York, pero creo que sólo trataba de seguir el ritmo de mi papá. Me encanta cuando las chanclas se ajustan a mis pies y sólo a mis pies. No lloré con 'Titanic'. La gente me pregunta si soy bailarina por mi buena postura. Me gusta hornear comida para las personas que me importan. Corro 10 kilómetros cada sábado.

Por supuesto, yo también quería su dosis de intimidad.

Yo canto en algunos unos bares, pero sólo si hay pequeños hombres irlandeses que apestan tras haber trabajado todo el día. Fui tortuga ninja en segundo curso. Donatello, claro. Voy descalzo con la mayor frecuencia posible, generalmente en pantalones cortos. Nunca he visto Titanic y estoy orgulloso. Construí una casa en un árbol. Mira. Sabía que corrías.  

4.

Una nueva forma de conocerse, de acariciarse en la distancia, es intercambiar links de canciones en Youtube.

Josh y yo empezamos a hacerlo compulsivamente. Chateábamos todo el día, y la música era la forma de hacer que nuestros momentos se juntaran.

¿Cómo es posible que haya gente que crea que las relaciones humanas a través de internet son falsas?

Creo que un día batí un récord. Tuve el el vello de mi cuerpo erizado durante 20 horas tras leer este mensaje. 

Esta es la foto que elijo hoy. Y esta es su banda sonora.

Duerme, hazlo por mí.

Chateábamos todo el día, y la música era la forma de hacer que nuestros momentos se juntaran

 

5.

Al décimo día entendí que no iba a conseguir el trabajo: a cambio, puede que consiguiera a Josh.

Aquel diálogo adictivo había empezado como una especie de entrevista, pero ahora yo quería transformarlo en un cásting. En ese caso Josh y yo tendríamos nuestros despachos a la misma altura. Y yo también le iba a exigir ciertas aptitudes.

Le hice una lista.

No comparto esta información a menudo. Pero como veo que viajas por todo el país sin parar y eso me sitúa en desventaja, te contaré mis únicos mandamientos.

1. Las manos hermosas, fuertes, masculinas. No soporto las manos femeninas en un chico.  

2. Intelecto: la educación y ser alguien leído está bien, pero en realidad esto va de ser rápido, del ingenio y el entusiasmo.  

3. Pasión: creo que la base es tener orgullo, propósitos. Es difícil para mí sentirme atraída por alguien sin nada de eso.  

4. Humor: eso lo es jodidamente todo.  

5. Estilo: me gusta la gente que se lleva bien a sí misma. Que tienen ese 'yo que sé'.  

6. Arte: no es una opción. No imagino a gente sin interés por la cultura y los viajes. HAY TANTO QUE VER.  

Maldita sea, es más larga de lo que esperaba. ¿Y tú?Josh:

Perdón por la demora, tenía que reservar toda la energía que te mereces. Ella es intimidante, inteligente y sabia.  

Se mueve con gracia poderosa.  

Tiene una perspectiva impredecible.  

Ella está enamorada de su cuerpo, no hay nada más feo que una hermosa mujer que es infeliz con su aspecto físico.  

Ella es adorable, tan adorable.  

Ella es pegamento y lubricante social.  

Ella es selectiva, pero imprudente cuando la situación lo requiere.  

Ella no puede dejar de crear.  

Ella sólo se ríe cuando algo es divertido o terrible.  

Ella es un riesgo.

Mi respuesta fue una foto mal iluminada. Ansiaba tocar a Josh.

6.

20 días después del primer correo me despertó un ruidito en el móvil: "Tienes un nuevo mensaje de Josh Kobrin".

Ohh no debería pulsar enviar. No estoy dándole a enviar. Acabo de apretar el botón de enviar.

SFO->MDW, 1165 llegada a las 1  

MDW->LGA, 3135 llegada a las 5:35  

LGA->RIC, 2595 llegada a las 7:27

Estaba activo en el chat. Tecleó:

–Creo que te amo. Siento que haya sido a través del ordenador, pero es nuestro

–No lo sientas, yo pienso lo mismo.

7.

Vídeo

8.

Han pasado 15 años y Josh y yo estamos de acuerdo: aquellos mails, links y chats son nuestra mayor obra creativa.

Usamos frases picantes, intrigas y eslóganes, pero también entrañas, temblor, incertidumbre. Nunca deseamos tanto seducir a nuestro interlocutor.

Nuestro flirteo digital (y posterior deseo, y enamoramiento, y boda) tenía que ser una tarjeta de presentación, un portfolio para mostrar al mundo nuestro arte total. 

Así que creamos la web Before We Met, y volcamos allí todo lo que nos dijimos por internet antes de que Josh cogiera ese vuelo.

No debería pulsar el botón de enviar. Acabo de pulsar el botón de enviar

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar